164 Vinos Valencianos: Tinto
Vinos Valencianos
Mostrando entradas con la etiqueta Tinto. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Tinto. Mostrar todas las entradas

La DO Utiel-Requena selecciona sus tintos representativos de 2022

La Denominación de Origen Utiel-Requena ha presentado sus vinos seleccionados de este año, escogidos mediante cata a ciegas por el panel de cata de la DO. En un acto celebrado hoy en el Consejo Regulador, coincidiendo con la reunión antes del verano del Pleno del Consejo Regulador, los diplomas de Tinto DO Utiel-Requena y Tinto monovarietal de Bobal DO Utiel-Requena han recaído en los vinos siguientes: Nexo 2019 Bobal y Syrah, de Bodega Jiménez-Vila Hnos., y El Perdío 2020 bobal, de la bodega Viticultores de San Juan Valsangiacomo, respectivamente. Asistieron a recoger el premio Jorge Giménez, copropietario de la primera bodega, y Modesto Francés, enólogo de la segunda.
 
Características de los vinos y notas de cata
El ganador de la categoría de Tinto DO Utiel-Requena, Nexo 2019 Bobal y Syrah, a la vista es limpio, tiene un color rojo picota profundo. La nariz es muy expresiva, altamente compleja, transmite seriedad y serenidad. Se combinan maravillosamente unas abundantes notas de frutas maduras con el amplio abanico de aromas de crianza en madera de alta calidad. En las notas de frutas destacan los frutos rojos y negros del bosque tal como el arándano, la frambuesa y la mora. En segundo plano, aparecen elegantes matices de madera asociadas a notas de hierbas aromáticas, de bajomonte y minerales.
 
En boca entra con potencia y elegancia, se desarrolla sobre un medio de boca amplio, carnoso con taninos sedosos que dejan una agradable sensación de volumen y de equilibrio. En un final con mucha frescura, posee una explosión aromática que permanece mucho tiempo estimulando las emociones. Tiene una crianza en barricas bordalesas de 225 litros de roble francés durante 12 meses.
 
Por su parte, el seleccionado Tinto monovarietal de Bobal DO Utiel-Requena, el monovarietal El Perdío 2020 bobal, procede de la parcela El Albardín, certificada en ecológico. Procede de la subparcela de El Perdío, con 1,2 has de viña vieja de 60 años, en vaso y de secano, a 660 metros de altitud, de suelo arcilloso. Elaborado de una forma muy artesana en la Bodega de Viticultores de San Juan, situada en la Aldea de San Juan en Requena. Es un Bobal 100% con un porcentaje de raspón. Su fermentación es en barricas de roble francés de 500 litros abiertas por un fondo. Y después, se procede a su afinamiento en depósito de cemento crudo.
 
Este concurso de vinos seleccionados se ha retomado con unas bases nuevas para las bodegas participantes y una reducción de las categorías (de ocho a cinco: Tinto y Tinto monovarietal de Bobal, que acaban de ser elegidos; y Espumoso, Blanco, Rosado de Bobal, para cuyas categorías se tendrán en cuenta ya en la siguiente añada y pasarán a ser los Vinos Seleccionados de 2023).
 
Cabe mencionar que en el Pleno del Consejo Regulador de la Denominación de Origen Utiel-Requena, calificó anteriormente la añada 2021 como “muy buena”.


 
Concurso de vinos DO Utiel-Requena
Desde 2007, el Consejo Regulador de la DO Utiel-Requena convoca un concurso anual para escoger los vinos representativos de las diferentes categorías, al que pueden presentarse las bodegas inscritas que lo deseen. Los ganadores representan a esta entidad durante un año en actos públicos en los que participa el Consejo.
 
Las bases del concurso atienden, principalmente, a criterios de tipología de vino y rango de precio. Los vinos de Utiel-Requena que se presentan como candidatos se someten a una cata a ciegas por parte de un panel de cata del Consejo Regulador, y los vinos ganadores se distinguen con una etiqueta identificativa.
 
El presidente de la DO Utiel-Requena, José Miguel Medina Pedrón, ha agradecido a todas las bodegas la participación en esta convocatoria y ha animado a que se siga promocionando este concurso que ayuda a dar a conocer el potencial de la DO y sus vinos.

Uva Pirata, la apuesta más canalla de Bodegas Vicente Gandía

Bodegas Vicente Gandia crea dos nuevos vinos realizados con la variedad garnacha y destinados al canal de hostelería. Ambos, con una personalidad única, dispuestos a conquistar a los paladares más exigentes y cuyo protagonista aparece en la etiqueta frontal y es conocido como Uva Pirata.

¿Quieres saber cómo es este protagonista?


“Con diez barricas por banda, copa en mano a toda mecha, no bebe reserva ni cosecha, este pirata espadachín.

A veces enólogo lo llaman, por más de mil vinos haber bebido, entre todos, Uva Pirata el preferido, Copa tras copa, sin fin.”

 


Estos dos nuevos vinos, tienen una gran personalidad que es debido al punto óptimo de madurez de la uva en el momento de la vendimia. Además en ambos vinos puedes encontrar el Tesoro Escondido en sus tapones de corcho en forma de cientos de regalos.

Uva Pirata Garnacha Blanca, de color amarillo pálido con reflejos verdosos. En la nariz poseo un intenso aroma a manzana reineta y pera con notas de flores y fruta tropical. En boca soy fresco y de paso ágil, con acidez viva y con un postgusto que recuerda a manzana y jazmín.

Vendimiado antes de que las uvas se doren por el sol para conservar la sutileza de los aromas de esta uva blanca, me maceran con mis hollejos 6 horas antes de prensarse suavemente. Limpio, fermentado a 14ºC y con una crianza sobre mis lías de 3 meses.

Uva Pirata Garnacha tinta, de color rojo intenso, oscuro y con ribete vivo. En nariz desprendo aromas a fruta negra, con matices tostados y caramelo inglés propios de la fermentación en barrica. En boca soy contundente, amplio y con un agradable paso. Dejando un postgusto de especias largo y elegante.

Después de la fermentación maloláctica en barricas de Roble Francés, permanecí en las mismas barricas durante 6 meses. Puedo presentar precipitaciones de materia colorante debido a que la filtración fue de manera ligera para no mermar mis cualidades organolépticas.

Clos de Gallur, el nuevo icono de Vicente Gandía

La Finca Casa Gallur es la nueva apuesta de Bodegas Vicente Gandía por la enología de alta expresión, 61 Hectáreas de “Viticultura Singular” en un entorno privilegiado. En este viñedo se cultivan cuatro variedades nobles: Tempranillo, Shiraz, Merlot y Cabernet Sauvignon, todas ellas tintas. El suelo de la finca es muy pedregoso y muy árido lo que posibilita el cultivo de las viñas con muy escaso rendimiento. Las uvas que se producen en esta finca son de una calidad excelente con mucho color, mucha concentración y una gran carga frutal.

Se encuentra situada al amparo de la Sierra de los Gavilanes, un extraordinario enclave natural que protege al viñedo de las inclemencias meteorológicas proporcionando a la zona unas condiciones climáticas inmejorables para el cultivo de la vid. Es habitual ver a los gavilanes sobrevolar los viñedos de la Finca Casa Gallur por lo que este ave rapaz forma parte de la identidad de este vino.

La propiedad está ubicada en el término municipal de Caudete, a 600 m de altura sobre el nivel del mar, y se encuentra dentro de las zonas más interiores de la denominada “Toscana Valenciana” donde la pluviometría es aún más escasa dando vinos de inusitada concentración. El municipio de Caudete pertenece en la actualidad a la provincia de Albacete, pero históricamente perteneció al Reino de Valencia. Después de la Guerra de Sucesión de 1707 Caudete fue declarada rebelde y se anexionó a la Corona de Castilla. Debido a su ubicación dentro de la “Vall dels Alforins” y a su carácter histórico, la Finca Casa Gallur es un pago de excepción donde se permite elaborar vinos de la Denominación de Origen Protegida Valencia.

Clos de Gallur 2019 es la primera elaboración de Bodegas Vicente Gandía con uvas procedentes de la Finca Casa Gallur, por lo que nos encontramos ante una añada histórica. Una edición limitada de 20.000 botellas de un vino con una personalidad única que transmite la pureza de este singular terroir.

 



¿Cómo es Clos de Gallur?

Maduración de 1 año en barricas nuevas y de un solo vino, roble francés procedente de los bosques de Allier, de grano fino, tostado medio y secado de más de 48 meses. Unas barricas especiales que aportan a Clos de Gallur una extraordinaria delicadeza y complejidad. Posteriormente sigue evolucionando otro año más en botella.

Cultivado en un terroir cuyos suelos son calizos y muy áridos. Su clima continental tiene influencia mediterránea, estricto secano y gran amplitud térmica.

Destaca por su rojo rubí con reflejos del mismo color. Alta intensidad de fruta roja madura con excelente complejidad y delicado recuerdo de madera nueva de roble. Carnoso, con un tanino muy pulido. Redondo, elegante y con un larguísimo final.

Este fantástico vino merece ser disfrutado con alta gastronomía elaborada con productos de la mejor calidad. Perfecto para disfrutar de una ocasión especial o regalar una magnífica experiencia hedonista.

Sin ninguna duda Clos de Gallur posicionará a los vinos valencianos pudiendo competir cara a cara y sin ningún tipo de complejo con las grandes referencias icónicas de los vinos españoles.

Cero Coma, el nuevo vino sin alcohol de Bodegas Vicente Gandía

Las tendencias en bebidas han demostrado que hay una parte de la sociedad preocupada por el elevado consumo de alcohol. Por ello, la bodega valenciana ha decidido crear una marca que satisface las necesidades de nuevos consumidores con un estilo de vida más saludable como pueden ser: los deportistas, las embarazadas, personas cuya religión no les permite consumir alcohol…etc.

Bodegas Vicente Gandia crea Cero Coma, una gama sin alcohol que está formada por:

Cero Coma blanco, Es de color amarillo pajizo con ligeros tonos verdosos, limpio y brillante. Presenta un elegante equilibrio entre aromas florales y frutales destacando los aromas a frutas como la pera y la manzana verde. Su paso por boca es ligero, agradable y con un postgusto destacable. Un blanco 0,0% de alcohol que no deja indiferente a nadie.

Cero Coma tinto, destaca su color rojo picota con ribetes violáceos. Resal-tan los aromas a frutos rojos maduros con toques terciarios a madera. En boca es goloso, afrutado, ligero y con un final suave. Un tinto sin alcohol que te sorprenderá. 


Esta nueva gama se elabora a través de una técnica de desalcoholización. Una técnica en la que no interviene ninguna sustancia química ajena al vino, el resultado es un vino natural y de alta calidad. Cabe destacar que es un trabajo meticuloso de maduración y reconstrucción del vino sin alcohol.  Esta técnica de desalcoholización se caracteriza principalmente por dos métodos: evaporación a baja temperatura y recuperación de aromas.

Cero Coma es una alternativa sin alcohol para aquellos que por decisión propia o por necesidad no pueden disfrutar de una copa de vino. Estos vinos permitirán a Vicente Gandía explorar nuevos mercados en los que hasta ahora no tenía presencia.

Murviedro presenta dos nuevos Vinos de Parcela Cañada La Torre y CV05

El pasado día 9 de noviembre,  en el Hotel Valencia Palace la presentación en sociedad de los dos nuevos “Vinos de Parcela” de Bodegas Murviedro, el blanco Cañada La Torre Malvasía y el tinto CV05 Cabernet Sauvignon, junto a la nueva añada de Vallejo Avenas Chardonnay. El evento tuvo un gran éxito de convocatoria para conocer en primicia estos vinos, pero es que además se había creado cierta expectación entre la prensa especializada, sumilleres y profesionales de hostelería porque el Cañada La Torre acaba de conseguir su primer trofeo internacional, una Medalla de ORO nada menos que en el Berliner Wein Trophy.

La estética de esta selecta gama tiene un estilo sofisticado, exclusivo, y elegante, clásico y moderno a la vez. La botella borgoña está personalizada, sus etiquetas contienen las claves necesarias para interpretar cada vino y están numeradas por ser ediciones limitadas. La imagen que las ilustra es una recreación artística de un mapa de las parcelas del lugar.

Los “Vinos de Parcela” de Murviedro son el resultado de un minucioso trabajo de investigación emprendido durante los últimos años para identificar las parcelas que presentan componentes que las diferencian de otras parcelas de su entorno. Éstas han demostrado a lo largo de sucesivas vendimias, además de su calidad excepcional, que sus vinos presentan ciertas características que los dotan de particularidades específicas que los hacen peculiares, alejados de los estándares que unifican los estilos de cada varietal.

Estos tres Vinos de Parcela conforman la gama Premium de Murviedro junto con el mítico La Casa de La Seda, monovarietal de Bobal de cepas casi centenarias de la Finca El Ardal, plantadas en 1923.

 


CAÑADA LA TORRE MALVASÍA 2020

Cañada La Torre 2020 es un vino blanco DO Valencia elaborado con uvas de la legendaria variedad Malvasía, procedentes de una única parcela de solo 2 hectáreas plantadas en 1995 entre campos de almendros y bosque de encinas situada a la destacable altitud de 1.090 metros en el interior del altiplano valenciano.

De esta variedad de uva existe un gran número de clones debido a su antigüedad. Ésta en concreto presenta gran riqueza terpénica y un hollejo fuerte, muy resistente a las enfermedades, que permite madurar las uvas de manera muy equilibrada.

El secreto del Cañada La Torre Malvasía 2020 no es otro que el origen de las uvas, su terruño, el suelo de naturaleza de arenas y limos, su cultivo biológico, y una elaboración que hunde sus fundamentos en la mínima intervención para que refleje su personalidad única. La fermentación se produce con levaduras naturales, el vino reposa con sus lías finas y tiene una permanencia de 4 meses en un fudre de roble francés antes de su embotellado. El resultado es un vino muy particular, complejo, con aromas que recuerdan a gran variedad de frutas maduras, con matices florales y a frutos secos. Es sabroso, untuoso y fresco, con un largo final de boca.

CV05 CABERNET SAUVIGNON 2020

CV05 es el nombre de la parcela del viñedo de Cabernet Sauvignon de donde surge este refinado tinto de corazón bordelés y alma mediterránea. Las uvas proceden de una parcela situada al suroeste de la Comunidad Valenciana, embotellado con DO Valencia. Se trata de un pequeño viñedo de solo 4 hectáreas que da fundamento a este Vino de Parcela, asentado sobre un terreno calcáreo muy pobre en materia orgánica, pero con gran potencial vitícola.

Las prácticas de viticultura sostenible con las que se miman las cepas acaban perfilando la elegante personalidad de este Cabernet excepcional, que satisface a los amantes de esta variedad y encanta a todas las personas que lo prueban. Su bajo pH y su excelente acidez natural encuentran el equilibrio con el punto ideal de maduración de las uvas.

El CV05 Cabernet Sauvignon 2020 es de color rojo de capa media-alta con tonos violáceos. Su aroma es intenso, donde predominan los aromas frutales que recuerdan a frutas rojas, sobre un fondo especiado. El paladar revela fielmente el terreno del que procede. Su entrada en boca es amable, amplio, levemente cálido, con taninos sedosos. Es sabroso, llena el paladar con un despliegue de sensaciones a fruta madura, con un punto goloso, como de confitura de grosellas. Tiene buena acidez y frescura, con suave evocación mineral, es largo y con buena persistencia.

VALLEJO AVENAS CHARDONNAY 2020

Las uvas con las que se elabora este vino con DO Utiel Requena son vendimiadas en la parcela de su mismo nombre ubicada en el término de la Venta del Moro. Este viñedo se asienta sobre una meseta de terreno calcáreo, un suelo muy pobre cuya peculiaridad es la superposición de horizontes de calizas, margas arcillosas rojas y areniscas finas formados en la era terciaria. 

El clima continental, suavizado por las influencias del mar Mediterráneo, y las prácticas de viticultura sostenible con las que se cuidan las cepas acaban perfilando la elegante personalidad de este selecto vino blanco con crianza.

Las uvas se someten a un prensado muy suave, el mosto fermenta lentamente en barricas a baja temperatura y con posterioridad el vino tiene una crianza de 6 meses en barricas de 500 litros de roble francés con sus lías finas. Como vino blanco de guarda, su reposo en botella afina el vino para ser disfrutado a lo largo de los próximos años gracias a su bajo PH y a su excelente acidez natural.

 Vallejo Avenas Chardonnay 2020 es de color amarillo pálido, limpio y brillante. Su aroma es complejo y de buena intensidad, con predominio de notas de fruta blanca madura, piña, ligeros apuntes cítricos y recuerdos a frutos secos. Tiene buena entrada de boca, resulta fresco, sedoso en el paso, con cierta untuosidad, buena acidez y paso estructurado y equilibrado que nos lleva a un final largo. En retrogusto vuelven las notas a fruta madura blanca y la sensación de cremosidad.

El vino Trilogía 2018, de Casa Los Frailes, ha sido elegido como Vino Solidario del 2021

El vino Trilogía 2018, de Casa Los Frailes, ha sido elegido como Vino Solidario del año, en la XIII Cata de Solidaridad Rotaria, organizada por el Rotary Club Valencia Centro, en colaboración con este Consejo Regulador.

Un total de 15 bodegas han participado en esta singular cata, en la que el Jurado compuesto por diversos miembros de la entidad rotaria han degustado y catado a ciegas, las distintas referencias adscritas a la DO Valencia.

El tinto Trilogía fue ganador en la primera edición de la cata solidaria que se celebró en 2009. Años más tarde, en 2015, la bodega repitió victoria con su tinto Bilogía. Por ello, “participar en esta acción solidaria y salir elegidos por tercera vez en una cata ciega, y que uno de nuestros vinos se convierta en un referente valenciano testimonio de la solidaridad rotaria, es una gran alegría para nosotros”, asegura Miguel Velázquez, gerente de esta bodega familiar, ubicada en el paisaje de Terres dels Alforins.



En el caso del Trilogía, “se trata del primer vino de la 13ª generación de la familia Velázquez, su primera añada fue 2004 y marcó un hito por su frescura, estructura y fineza, dentro del panorama de los vinos españoles del sureste español”, asegura Miguel Velázquez. En este vino se combina la personalidad directa y durable de la Monastrell, con la estructura y frescura de la Cabernet Sauvignon, y la golosidad de la Tempranillo.

La añada actual 2018 destaca por la armonía y la complejidad propias de un año mediterráneo de perfil fresco, elevada precipitación primaveral y a principios de la vendimia, donde el Monastrell y el Cabernet Sauvignon supieron sacar muy buen partido. El resultado es “una añada potente y carnoso, con una frescura característica de los buenos vinos del mediterráneo en sus grandes añadas”, añade Miguel Velázquez.

La Cata de Solidaridad Rotaria tiene como objetivo recaudar fondos que se destinan a la ayuda humanitaria y a otros fines benéficos de la Fundación Rotaria, siendo la erradicación de la poliomielitis en el mundo, la principal causa. Por ello, el vino elegido Trilogía 2018, representará al Rotary Club Valencia Centro a lo largo de todo el año, y se ofrecerá a todos los rotarios valencianos, así como aquellas personas que quieran colaborar con esta causa benéfica. 

 


La DO Utiel-Requena selecciona sus vinos representativos de 2021

La Denominación de Origen Utiel-Requena ha presentado sus vinos seleccionados de este año, escogidos mediante cata a ciegas por el panel de cata de la DO.

En un acto celebrado hoy en el Consejo Regulador, coincidiendo con la reunión antes del verano del Pleno del Consejo Regulador, los diplomas de Tinto Utiel-Requena y Tinto monovarietal de Bobal Utiel-Requena han recaído en los vinos siguientes: Sucesión 2019 Cabernet Sauvignon, de Bodegas Covilor, y Caprasia Crianza Bobal 2018, de Bodegas Vegalfaro.

PUEDES VER LA INFORMACIÓN DE LOS VINOS PINCHANDO SOBRE LOS LINKS AQUÍ:

Sucesión 2019 Cabernet Sauvignon (Bodegas Covilor)
https://bodegascovilor.com/producto/sucesion-cabernet-2019/

Caprasia Crianza Bobal 2018, de Bodegas Vegalfaro
https://vegalfaro.com/es/caprasia-es/



Tras el paréntesis de la pandemia, el concurso de vinos seleccionados se ha retomado con unas bases nuevas para las bodegas participantes y una reducción de las categorías (de ocho a cinco: Tinto y Tinto monovarietal de Bobal, que acaban de ser elegidos; y Espumoso, Blanco, Rosado de Bobal, para cuyas categorías se tendrán en cuenta ya en la siguiente añada y pasarán a ser los Vinos Seleccionados de 2022).

Cabe mencionar que en el anterior Pleno del Consejo Regulador de la Denominación de Origen Utiel-Requena, la añada 2020 fue calificada como “muy buena”.

Notas de cata

El ganador de la categoría de Tinto Utiel-Requena, el Sucesión 2019 Cabernet Sauvignon, tiene un color rojo profundo con matices violáceos. Ha explicado sus características en el acto por videoconferencia Antonio Fernández, enólogo de Covilor. Su aroma es intenso, en el que destaca la esencia de grosella, cerezas, ciruelas y aceitunas negras. En boca se presenta denso, con mucha estructura y con un fondo de chocolate negro.

Por su parte, el seleccionado Tinto monovarietal de Bobal Utiel-Requena, el Caprasia Crianza Bobal 2018, tiene un color rojo cereza intenso, pronunciado, de intensidad aromática con predominio de fruta negra madura y sutiles notas de roble tostado. Muy fresco en el paladar, con taninos dulces y abundantes, con mucho cuerpo y una buena acidez, final persistente de ciruela negra.

Anma los vinos de Finca de Chozas Carrascal

Con dos elaboraciones muy especiales, la bodega Chozas Carrascal, lanza Anma Tinto y Anma Blanco, dos vinos denominados de Finca, adscritos a la DOP Utiel-Requena dónde la segunda generación de la familia López-Peidró tiene mucho que ver.

Garnacha y Syrah en el tinto y Garnacha blanca en el blanco son las variedades que Julián y Maria José han elegido para deleitarnos con estos fabulosos vinos. Trabajados a conciencia y con una meticulosa selección en las parcelas de dónde provienen, los vinos Anma tienen un sello personal que los identifica como muy diferentes del resto de elaboraciones de la bodega.

Anma Tinto se elabora en tinas de hormigón tronco-cónico de 10.000 litros donde realizan la maceración y posterior fermentación alcohólica, pasando a fudres de roble francés de 5.000 litros durante 10 meses.

Anma blanco, tras una maceracón pelicular, pasa a fermentarse en depósitos de acero inoxidable en los que permanece de 3 a 4 meses junto con sus lías, para posteriormente relizarán un a crianza en fudres de roble de 5.000 litros durante al menos 6 meses.

Los vinos se presentan en botellas bordelesas de cristal grueso y con unas etiquetas sobrías pero a la vez sugerentes, identificando a la variedad tinta con una etiqueta naranja y el blanco con una etiqueta color arena, ambas con una textura en dorado que parecen representar la cartografía de la finca, con la delimitación de las parcelas y con puntos simulando las diferentes plantaciones de cepas.



En la cata, Anma Tinto 2017, sólo el color rojo picota y su intensidad denotan que estamos, a priori, ante un vino muy poderoso, de capa muy alta y una lágrima bastante densa. La nariz es intensa, fruta roja compotada, como cerezas, grosellas e incluso arándanos muy maduros, es cierto que también hay un fondo especiado, con recuerdos pimienta negra, también hay notas de mina de lápiz, pero siempre predominando la fruta. 

La evolución en copa es pausada, pero nunca deja de perder peso la fruta a pesar de que aparecen también balsámicos que hacen del vino complejo y elegante. 

En boca nos sorprende, porque a pesar de sus 14'5% de alcohol, entra con redondez y finura, es amplio, se notan los mentolados, el postgusto es largo y tiene una profundidad que permanece recordando esos aromas secundarios como los especiados y tostados. Estamos ante un vino muy mediterráneo con un corte que recuerda a vinos de la Provenza francesa, pero indiscutiblemente con un terroir muy nuestro, como es el de Requena, donde se ubica la parcela.

Anma Blanco 2019 se nos muestra con un color blanco con reflejos dorados, con bastante glicerina y que a copa parada nos va contando sensaciones mas dulzonas, con recuerdos a flores blancas de jardín mediterráneo, presencia de cítricos y sobre todo ese final de fruta de hueso, apenas se notan tostados, fruto de la crianza en madera.

Nos sorprende en boca por su cremosidad y frescura, tiene estructura y perfectamente nos puede acompañar pescados e incluso carnes a la brasa poco magras, pues su paso por boca es limpio y refrescante. En el postgusto permanece bastante presente y nos da notas de terruño con un final algo salino.

La conclusión es que estamos ante dos perfectos anfitriones en la mesa que nos pueden acompañar en platos contundentes, Anma Tinto, y también ligeros, Anma Blanco, e incluso combinar aperitivos y segundos contundentes sin perder la esencia de vinos mediterráneos y a la vez elegantes. Perfecto el trabajo en bodega y muy recomendables para los amantes de vinos complejos y disfrutones.


Tarima Hill 2015 el monastrell perfecto

Si hay una región vitivinícola por excelencia donde reina la uva Monastrell, sin duda es el triángulo formado por el sur de Valencia, el Norte de Alicante y su confluencia con los términos de Jumilla (Murcia) y Albacete. Además si nos centramos en la provincia de Alicante, términos como el de Pinoso, Monóvar, Salinas, El Mañá... encontramos un suelo muy pobre, un clima severo y seco y las condiciones idóneas donde viejas cepas de Monastrell en vaso sobreviven casi de milagro.

Algo debe de saber Rafael Cañizares, manchego de origen, que en 2004 puso la primera piedra de este proyecto llamado Bodegas Volver y que, asentado en la localidad de Pinoso, está elaborando vinos modernos de varias regiones españolas, en una bodega de corte moderno que se centra en las variedades autóctonas como en este caso, la Monastrell.

En este caso hemos catado un vino especialmente trabajado, se trata de Tarima Hill 2015, de uvas procedentes de términos aledaños a Pinoso, de cepas de entre 90 y 50 años, que además ha permanecido 14 meses en barricas francesas, según la ficha técnica del mismo.

En la cata que hemos hecho, nos hemos encontrado un vino de intenso color rojo violáceo, bastante graso como nos han mostrado las lágrimas que en la copa hemos podido observar.

Sus aromas son complejos, la mezcla de fruta roja y negra madura viene muy bien acompañada de notas de su crianza, así pues cacao, cuero curtido, pimienta negra y regaliz se muestran incluso a copa parada.



En la entrada a boca tenía mis dudas, pues el 15% de grado alcohólico parecía que iba a influir en su frescura, pero no, el vino es muy fresco, no se nota para nada el alcohol, es muy suave y envolvente, no se nota densidad ni es un vino pesado, al contrario se adapta al paladar fácilmente y con mucha rapidez. El postgusto es bastante intenso, yo he llegado a recordar cerezas, cacao y algo que me ha llamado la atención y es que hay un recuerdo a Juanolas, aquellas pildoritas en forma de rombo del tamaño de un grano de arroz que se compraban en farmacias con sabor a regaliz y que dejaban la lengua tintada de negro.

La verdad, un vino elegante, intenso, afrutado, para disfrutarlo comiendo e incluso sin comer, es capaz de sustituir hasta alguna copa de algún espirituoso por el carácter envolvente y sensación dulzona en boca.

Un nuevo proyecto vitivinícola, Javi Revert Viticultor

Para los que no conocen a Javi Revert, contaros que es una persona que lleva bastantes años trabajando en uno de las bodegas valencianas más consolidadas en la DO Valencia, hablamos de su trabajo en el Celler del Roure, que desde que entró como becario y junto a su propietario Pablo Calatayud han revolucionado el concepto del vino de la comarca valenciana dels Alforins hasta conseguir que variedades autóctonas casi desaparecidas, formen parte importante de los vinos elaborados en esta bodega.


Pero volviendo a Javi Revert, os diré que se ha criado entre viñas, oriundo de la población valenciana de la Font de la Figuera, ha mamado viticultura por los cuatro costados, no es casualidad que su formación como ingeniero agrónomo fuera en pro de trabajar en el mundo del vino.

Este proyecto nace con esa proyección de viticultor que Javi ya había vivido de pequeño con sus abuelos, de esa viña en parcelas donde la vendimia era una fiesta y el trabajo en la viña para conseguir kilos y elaborar graneles era una parte importante de la economía agrícola de la zona.

Javi ha conseguido recuperar parcelas de su abuelo y bisabuelo en el término de Font de la Figuera con viñas viejas, algunas sin saber que variedades son, recurriendo a viveristas como Rafa Cambra para hacer el trabajo de reconocimiento, pero al final sabiendo que variedades son y como Javi las ha querido trabajar para conseguir vinos diferentes, pequeñas producciones y muy limitadas porque, como digo se ha tenido que trabajar muy duramente en la viña.

La verdad es que los 4 vinos de la cosecha 2016 que pude catar ayer no dejan indiferentes, primero por el mensaje que nos traslada Javi de su trabajo, es decir investigando sobre esas uvas autóctonas que ya no se utilizan, por su escasa productividad, averiguar como trabajarlas, elaborando a base de pruebas. La verdad es que probando estos vinos podemos averiguar su arduo trabajo en ellos.


Nos ha presentado cuatro vinos, todos muy diferentes, aunque los dos blancos, Clausus y Micalet provienen de las mismas variedades están elaborados de manera diferente. Las variedades son autóctonas y predominan la Tortosí y la Trepadell, en menor porcentaje Merseguera, Malvasía y Verdil, pero las elaboraciones son muy diferentes. Clausus tiene una crianza en tinajas de barro nuevas, mientras que Micalet fermenta en barrica y luego se cría en damajuanas de 54 litros junto a sus lías. El resultado es muy variopinto, así Clausus se muestra un vino más aromático en nariz y luego en boca aparece muy fresco, con notas punzantes y una significativa acidez, todo y que la zona es muy cálida y a veces adolecen de acidez estas elaboraciones y además como resultado de vendimias bastante tardías. Micalet no tiene tanto potencial aromático en nariz pero su boca es mucho más envolvente, ademá evoluciona en boca encontrando en el postgusto mucha mayor intensidad y largo recorrido trasladando una serie de recuerdos aromáticos muy mediterráneos y frescos.

Los tintos también son muy personales Sensal y Simeta, vinos con un trabajo muy elaborado, el valor de la Garnacha Tintorera se nota en el primero, un vino que busca frescura, color y sobre todo diferenciarse de algunas notas de excesiva madurez, que habitualmente se dan en la variedad por la busqueda de esa maduración fenólica que incrementa los riegos de cierta pasificación del grano, Sensal además incorpora un 30% de Monastrell que le da ese toque más mediterráneo y quizá le aporta más estructura en boca, sin perder su frescor. Su elaboración es usando los racimos con raspón y luego pasan 10 meses en barricas usadas.

Simeta procede de una parcela al sur de la Penya Foradà, también en el término de la Font de la Figuera, casí límite con Almansa, la variedad Arcos, una uva de bayas grandes y piel gruesa, de ciclo largo y local de la zona, que Javi ha trabajado para darle el mejor tratamiento posible, una elaboración que termina con crianza sobre tinajas de barro y damajuanas de cristal de 54 litros, al final nos ofrece un vino diferente, de potencial aromático inigualable, montebajo mediterráneo, fruta roja fresca y que en boca te transporta a una frescura inigualable, apesar de sus más de 14% de alcohol, sedoso en boca y muy balsámico, para mi uno de los mejores vinos que catamos anoche junto al Micalet.


Podría hablar mucho más de estos vinos, pero hay que verlos evolucionar, tanto en la copa como en próximos meses, cierto es que de Javi Revert Viticultor seguiremos volviendo a hablar, pues la cosecha 2017 ya está en bodegas y el trabajo es lento pero con mucha ilusión y sabiendo que detrás de este proyecto hay una defensa del terruño y sobre todo de recuperar y poner en valor aquellas variedades que un día fueron las que dotaron a la zona de su característica mediterránea y única.

La Bobal se viste de Ceremonia

Bodegas Vicente Gandía lleva 132 años en el mundo de la enología creando productos nuevos y sorprendiendo a los consumidores. Este año después de lanzar varias novedades como el Sandara Chardonnay Sake o Con un Par Monastrell Petit Verdot, la semana pasada en el salón Gastrónoma 2017 presentó su nuevo vino tinto Ceremonia Bobal. Un vino varietal Premium 100% Bobal cuyas uvas proceden de la Finca Hoya de Cadenas, donde la combinación de suelos calizo-arcillosos y los contrastes de temperatura en verano, con días calurosos y noches frescas, son ideales para obtener vino de aromas intensos y excelente concentración.


El prestigioso enólogo Luis García Severino, en el año 1996 creó Ceremonia. El primer vino valenciano de autor con un coupage de variedades selectas que fue pionero en cuanto a vino valenciano de calidad en la denominación Utiel – Requena. Actualmente la bodega ha tomado la decisión de ampliar la gama con Ceremonia Bobal, que recoge la esencia de un vino de autor realizado 100% con la variedad bobal, la uva autóctona de esta denominación de origen.

Desde hace años, Bodegas Vicente Gandia lleva experimentando con la variedad Bobal para obtener vinos modernos y de alta calidad. Durante su primera etapa los resultados fueron alentadores. Primero tuvieron que desechar elaboraciones enteras por no alcanzar el nivel exigido. Luego aprendieron que podando en verde para reducir la cantidad por cepa, vendimiando las viñas más viejas, y seleccionando las mejores uvas, los resultados empezaban a ser excelentes. El secreto estaba en seleccionar únicamente lo mejor. Toda esta experiencia les ha llevado a poder desarrollar un nuevo varietal Premium 100% Bobal, con una calidad extraordinaria y con la esencia de los viñedos de la Finca Hoya de Cadenas

Ceremonia Bobal es un vino tinto de estilo moderno y elegante, con una elevada carga frutal. De color cereza picota con una capa alta de tonos brillantes. En nariz presenta una elegante gama de frutos rojos silvestres con notas de un roble tostado suave. La entrada en boca es amplia, con unos taninos maduros y suaves. El postgusto es persistente, que nos demuestra toda la elegancia de la variedad bobal vendimiada en su momento óptimo. Este maravilloso vino es el perfecto acompañante de pescados a la brasa, carnes rojas y quesos semicurados o en celebraciones con amigos y/o familiares.

Cerro Bercial, vinos destacados en 26 restaurantes valencianos

26 restaurantes valencianos han seleccionado la gama de vinos Cerro Bercial, de Bodega Sierra Norte, como vinos destacados por los excelentes resultados obtenidos en la última edición de la Guía Peñín. La gama Cerro Bercial, de la DOP Utiel-Requena, está formada por dos vinos, Blanco Selección, con 90 puntos, y el tinto Cerro Bercial Ladera Los Cantos, con 91 puntos.

Los restaurantes que ya destacan Cerro Bercial entre su carta de vinos son Abadía d’Espí, Asador La Vid, Ca Xoret, Casa Enrique, Ciro, Coloniales Huerta, Danubio Alameda, De tot un poc, El Celler del Tossal, El Famós, El Rek, El Rodamón de Ruzafa, Entrevins, La Alquería de la Font d’en Corts, La Boibella, La Muñeca, La Pepica, Levante Valencia, Moabi, Pata Negra, Pizzeria Miguel Angelo, Restaurante Navarro, Saiti, Sucrer Valencia, Tavella Restaurant y Vicentino.

Ladera Los Cantos y Blanco Selección son los vinos más selectos de la valenciana Bodega Sierra Norte. Las uvas con las que se elaboran proceden de las mejores parcelas con las que cuentan en sus viñedos de Camporrobles. Mejores por las características del suelo, con piedra en superficie, de ladera bien aireados, y por su ubicación, en la zona de máxima altitud de la comarca, a 920 metros sobre el nivel del mar. Otro dato de calidad que influye en el resultado del vino es la edad del viñedo, en el caso del tinto Ladera Los Cantos, de viñas de Bobal de más de 60 años, y de Cabernet de más de 40 años.



Ambos son vinos de alta expresión con paso por madera, integrada a la perfección respetando la identidad de la fruta, que se deja sentir en la cata gracias a un cuidado proceso de elaboración.

La Bobal es la uva que más presencia tiene en Ladera los Cantos, que se ensambla con Cabernet Sauvignon. Este vino pasa por barrica de primer uso de roble francés durante 18 meses, para después permanecer en botella 10 meses más hasta completar la llamada crianza reductiva. El resultado es un vino fino en aromas, fresco, complejo y expresivo.

Cerro Bercial Blanco Selección se elabora con Chardonnay, Sauvignon Blanc y Macabeo, uvas de las que únicamente se obtiene el mosto flor por su riqueza en aromas. Este selecto vino permanece durante tres meses en barrica de roble francés, para después pasar 9 meses más en depósitos de acero inoxidable para la crianza reductiva. Este vino combina con maestría aromas cítricos, flor blanca y suaves recuerdos tostados.

Cata del vino Ceremonia Bobal 2015

Hablar de los vinos de Vicente Gandía es nombrar a una institución del vino en la Comunidad Valenciana, hablar de los vinos elaborados con la uva Bobal, autóctona de la comarca Utiel-Requena, es nombrar un estilo de vino diferente y si además el nombre del vino evoca una marca reconocida y de prestigio obtenemos la combinación perfecta, hablamos de Ceremonia Bobal.

Es un vino que ya me sorprendió en la muestra Placer Bobal de este verano en Valencia, tras haberlo probado por primera vez, pedí a la bodega unas botellas para poder catarlo y degustarlo con calma, con el fin de comprender que escondía este vino, denominado Premium.

Efectivamente, hablamos de un vino premium desde la botella hasta el último sorbo, pasando por el diseño de la etiqueta y su marca. Ceremonia Bobal 2015 no pasa desapercibido en el lineal, se trata de una botella estilo burdeos con una etiqueta muy apropiada al nombre, de estilo elegante, visual, con letras en color cobre sobre fondo negro, para mí señal inequívoca de un vino diferente.

Abrir la botella y verter en la copa el líquido que contiene ya es parte de la ceremonia del vino, su bonito color cereza picota con bordes violáceos y capa profunda lo hacen visualmente muy atractivo, pinta bien.

Con la copa bien agarrada entre la base y el tallo acercada a mi nariz, empiezo a sentirme en un mar de aromas frutales, aparecen frutas rojas frescas, notas de vainilla, mentolados, un fondo mineral y un final en el que, ligeros tostados a moka van impregnando mi sentido del olfato.



No puedo evitar darle el primer sorbo a la copa, en mi boca entra una fresca sensación que ampliamente se apodera de mis papilas gustativas, encontrando una suavidad y madurez que me rodea la lengua, tras pasar por la garganta el vino destaca por una potencia controlada que denota buena estructura y sobre todo frescura. Al final los recuerdos de la fruta, los ligeros tostados y un fondo balsámico permanecen un buen rato en el recuerdo.

Repito el procedimiento y voy encontrando una mayor complejidad en los aromas, mayor sensación sedosa en la boca y un perfecto amigo para los momentos en los que disfrutar de un vino es posible.

Concluyo esta nota de cata con la sensación de que un vino moderno, armonioso y monovarietal, puede perfectamente ser el mejor anfitrión para una comida de platos modernos que incluyan carnes rojas y embutidos y guisos tradicionales de carnes de caza y salsas potentes. Aconsejable servirlo a una temperatura de 14º-15º y en copa grande.

Caprasia Bobal 2015

Buscar un vino de Bobal de calidad y mantenga la tipicidad de la uva se está convirtiendo en una tarea fácil, sobre todo si la procedencia es de la DO Utiel-Requena, no obstante siempre hay diferencias entre cada elaborador. Hoy catamos Caprasia Bobal 2015 de Viñedos y Bodegas Vegalfaro.

Hay que conocer a Rodolfo Valiente para entender su filosofía al hacer vinos, es un tipo serio, que se toma su trabajo con dedicación y con afán de superación. Elaborar vinos y además hacerlos para que los consumidores sepan entenderlos no es tarea fácil pero Rodolfo lo ha conseguido y apostar por la uva Bobal con la gama Caprasia ha sido uno de los grandes éxitos de la bodega en los últimos años.

Caprasia Bobal 2015 crianza en ánfora es un vino proveniente de parcelas con selección de viñas de más de 60 años. Cultivados en vaso con suelos arcillosos y subsuelos arenosos, estas viñas tienen un rendimiento bajo pero de excelente calidad.

Elaborado por el método tradicional, para no perder la tipicidad de la uva, Caprasia Bobal 2015 se somete a una prefermentación a baja temperatura en depósitos de acero, donde al terminar la misma, parte, es trasegado a barricas de roble centro europeo, de tostado ligero durante 14 meses, donde además realiza la fermentación maloláctica y el resto en ánforas de terracota de 150 litros, donde pasan 5 meses para posteriormente efectuar el ensamblaje y posterior embotellado.


En nuestra cata de Caprasia Bobal 2015 Crianza en ánfora descubrimos un vino de un color violáceo intenso, capa alta, graso en la copa. Aunque le dimos un paso por la nevera en el momento de servicio estaba sobre unos 12ºC, pero dejamos que alcanzara unos 15º-16ºC para poder ser testigos de los aromas que desprendía, así pues encontramos notas a fruta roja fresca, arándanos y frambuesas mezclados con ciertas notas mentoladas. Tras un breve periodo en la copa y agitando el vino empiezan a aparecer tostados y recuerdos minerales como el grafito, pero siempre hay una sensación de frescura presente.

Su paso por boca no pasa desapercibido, inicialmente la entrada es bastante brusca, hay algo de rusticidad que desaparece con el paladeo del vino al interior de la boca, afinándo ese tanino, inicialmente apreciable, a sensaciones más suaves, pero sin perder el carácter. Tiene un postgusto medio y hay recuerdos muy afrutados y balsámicos que lo hacen sabroso.

Podríamos decir que el carácter y la rusticidad de la uva Bobal no se pierden en esta elaboración, pero tampoco hay elementos de una crianza larga en barrica que disfracen la fruta y los suaves balsámicos que de por si nos ofrece esta variedad.

Probamos el vino tinto Tharsys Centre

Pago de Tharsys es una bodega más que conocida por sus excelentes cavas así como por su reconocida labor social en la sociedad valenciana. Sus vinos quizá sean menos conocidos aunque hay referencias como su Vendimia Nocturna y algunos empiezan a verse en algún lineal como la serie Tharsys City.

En concreto hemos catado el Tharsys City Centre 2012, un vino de crianza con una etiqueta artística que simula un Skyline alrededor de un círculo. Se trata de la gama Thrasys City, con D.O. Utiel-Requena con un coupage de Tempranillo (75%), Merlot (15%) y Bobal (10%) con una crianza de 11 meses en barricas francesas.


Tras decorchar la botella, tuvimos que oxigenar el vino para empezar a encontrarle matices aromáticos, el color es un profundo rojo burdeos, capa alta y con buena glicerina. La nariz fue despertando porco a poco, aunque oxigenamos el vino, inicialmente habían aromas muy poco agradables, aparecían unas notas de almizcle, tinta china, pero tras unos 20 minutos en la copa ya destacaban los de cacao, café tostado, aceitunas negras, regaliz y fruta madura como ciruelas negras y bayas de arándanos.

En boca destacar una buena integración de los taninos y la acidez, aunque aún habían sensaciones algo verdosas y algo de astringencia, quizá provocada por un paso por barrica algo excesivo.

Las impresiones de postgusto son bastante largas, teniendo un final que recuerda mucho a notas de la crianza, con tostados y notas torrefactas en primer lugar y frutas muy maduras en un segundo plano.

Buena impresión de un vino muy clásico para mi gusto, bien ensamblado y para tomar junto a platos contundentes de carne y guisos que requieran un vino con la estructura de este Tharsys City Centre 2012.


“Con un Par” Vicente Gandía amplia su gama de vino valenciano

Disfrutar de una copa de vino con un par de amigos, con un par de tapas, con una buena conversación y sintiendo la brisa del mar ¿no es la excusa perfecta para disfrutar de un vinazo? Bodegas Vicente Gandía lo pone muy fácil, su nueva apuesta es un vino llamado: Con un Par (Monastrell-Petit Verdot) que transmite esa esencia que tiene el mediterráneo y que quiere acompañarte en ese momento único.

Un vino tinto de D.O. Valencia elaborado con Monastrell (80%) y Petit Vedot (20%). Dos variedades con unas características peculiares:

La variedad Monastrell autóctona del Levante lleva ya unos cuantos años reivindicando su capacidad para dar lugar a tintos de gran calidad. Es capaz de dar vinos con mucha graduación y con un alto nivel de tanino.



Petit Verdot, es una variedad francesa originaria de Burdeos. Una uva discreta pero con mucho carácter que da unos vinos con un sabor muy interesante.

Ambas variedades se han adaptado muy bien a nuestro clima mediterráneo. Se caracterizan por ser bastante rebeldes pero gracias a sus técnicas de elaboración y al mimo de sus enólogos han conseguido dominarlas, elevando al máximo exponente toda su esencia y consiguiendo así una importante carga frutal.

De la fusión de estas dos magníficas variedades nace este vino tan delicado y elegante. Con Un par Monastrell- Petit Verdot se trata de un vino de media intensidad y tono rojo amoratado, vivo y brillante. Muestra aromas a frutas rojas confitadas junto a notas refrescantes y de especias. La entrada en boca es potente y de gran personalidad. Es un vino muy bien estructurado, suave y fresco y con un postgusto persistente y muy agradable.

Con Un Par Monastrell- Petit Verdot es el perfecto acompañante de unas tapas, patés, ternera, carne de cerdo, cordero, pollo, pastas o queso.

Clos de SanJuan Cosecha 2012

Clos de SanJuan Cosecha 2012


La apuesta por la bobal de la bodega valenciana Valsangiacomo ha dado como fruto un vino de la variedad con unas características diferentes a muchos de los producidos en la zona. La selección de viñedos de la zona de San Juan (Requena), las prácticas agrícolas destinadas a la obtención de la uva de calidad, la adecuada maduración y la elección de la Cooperativa de San Juan con sus más de 70 depósitos de cemento en crudo, han sido la clave por la que este proyecto está obteniendo gran aceptación y vinos de excelente calidad.

Clos de SanJuan Cosecha 2012 es el fruto de este tipo de viticultura y elaboración en depósitos de cemento, que posteriormente se afina en barricas francesas de 500 litros para dotarle de notas balsámicas y especiadas procedentes de dicha crianza.

Botella tipo borgola, Alcohol 13,5%.

Nuestra impresión:


Intenso color púrpura, de capa alta, buena glicerina

Nariz que recuerda a fruta roja con notas especiadas, fondo de raíces y pimienta negra acompañado de notas a café tostado.

En boca aparece una buena entrada, demostrando la potencia del vino con un tanino notable pero sin agresividad. Es bastante largo y su acidez lo hace fresco. Recuerdos especiados y a frutas rojas.


Datos de la bodega:

Cherubino Valsangiacomo S.A.

Ctra. Cheste – Godelleta, Km. 1
46370 Chiva – Valencia SPAIN
Tels: +34 96 251 08 61 – +34 96 251 04 51
Fax: +34 96 251 13 6

Casa Don Angel Malbec 2014-15


Casi sin haber disfrutado de la añada anterior, la bodega Vera de Estenas presenta la nueva añada de Casa Don Angel Malbec 2014-15, un vino que mezcla dos añadas consecutivas con diferentes crianzas de una misma variedad de uva que, tras más de 15 años plantada en la finca de Utiel, donde se ubican los viñedos y bodega, se ha adaptado perfectamente al suelo y clima, proporcionándo vinos muy personales y diferentes.

Una variedad procedente de la zona francesa de Cahors, donde los vinos que se producen con Malbec, son llamados vinos negros por su color y concentración, pero nada que ver con los producidos en Mendoza (Argentina), este Malbec, único en la Comunidad Valenciana tiene características propias y bien definidas.


Nota de cata:



Color rojo con destellos violáceos, capa media, lágrimas untuosas sin apenas pigmentación.

En nariz es muy intenso, se desprenden aromas muy frescos, destacan cerezas y moras con cierto fondo mentolado y especias frescas como el hinojo y toques de tomillo, todo ello con un fondo tostado muy ligero.

En boca es muy fresco, se marca un ligero tanino, postgusto a mentolados y frutas rojas. Tiene un final largo y potente con recuerdos frutal.

Un vino tanto de copeo como de acompañamiento con una buena carne roja a la brasa.

Más informacion en: estenas@veradeestenas.es o en el telefóno 96 217 11 41