164 2020 ~ Vinos Valencianos
Vinos Valencianos

Clos de Lôm Isidra 2018, un tinto con raíces singulares

Las grandes historias se hacen con pasos pequeños pero firmes, y la de Clos de Lôm, la finca que está en el centro de la revolución de los vinos de la DOP Valencia desde Fontanars dels Alforíns, acaba de dar otro en la misma dirección con su nuevo vino Clos de Lôm Isidra 2018 que sale al mercado con la llegada de septiembre. 

Se trata de un tinto en el que domina la garnacha junto al tempranillo fruto de la cosecha 2018 y que ha estado doce meses en barricas nuevas de roble francés y americano. 

Seleccionaron una decena de parajes para escoger los que mejor se adaptarían al envejecimiento y el resultado es un vino con carácter, potente y con toda la frutosidad de las variedades, según destaca su creador, Pablo Ossorio, director técnico de Clos de Lôm

Homenaje a las mujeres de la familia 

Los propietarios han vuelto sus ojos a la historia de la familia para bautizar un vino con el nombre de Isidra, bisabuela de la generación actual. Una mujer singular cuyo nombre se repitió en varias generaciones, lo que nos dice mucho de su importancia en la saga y de la impronta que dejó en todos ellos. 

Este Clos de Lôm Isidra sirve también a la bodega para hacer un homenaje a todo el trabajo silencioso de las mujeres de esta familia enraizada en Clos de Lôm desde el siglo XIX. Fueron principalmente ellas las que nunca cortaron los lazos que les unían con las tierras de los Alforíns y las que, en momentos de incertidumbre, hicieron de la finca un auténtico fortín de supervivencia y, a la postre, unión familiar. 

La Isidra que da nombre al vino tuvo que dejar la ciudad Alicante durante la Guerra Civil. Joven viuda, con tres hijos y en plena guerra, decide armarse de valor y volver los ojos hacia la finca de Fontanars donde había pasado muchotiempo de su infancia y juventud. Y si la juventud es la patria de las personas, para Isidra estaba clara que allí estaba la clave de los valores que les haría salir adelante. 

Con el coraje que tenía, más el que le inculcó aquel triste pasaje de nuestra historia, pasó la guerra en aquella finca viviendo de la tierra. Las uvas, el vino, el cereal, hasta los huevos de sus gallinas sirvieron para convertir en dinero y sustento con que sacar adelante a sus tres hijos.

 Clos de Lôm hoy se ve como un caso de éxito, pero la trastienda esconde un trabajo continuo, fruto de la valentía de personas como Isidra que dieron prioridad a la tierra, al paisaje y a unos viñedos que siempre sobreviven a sus plantadores. 

 


 

Isidra 2018, un tinto con carácter   

El Clos de Lôm Isidra 2018 es una nueva vuelta de tuerca sobre las variedades autóctonas que se cultivan en la finca de Fontanars. La garnacha, típicamente mediterránea, aporta el carácter mientras que el tempranillo compensa la acidez y ayuda a la evolución en el roble y, más tarde, en la botella.


La vendimia, muy escogida aprovechando la gran variedad de suelo y orientaciones de los parajes de la finca, se hizo en las primeras horas de la mañana, cuando el rocío todavía brilla en las uvas y antes de que el sol active la oxidación de los mostos.


La uva, una vez recogida, se macera en frío durante siete días con remontados de gas comprimido y luego se fermenta en acero. La maloláctica se hace en depósitos y con la selección de cultivos de las acterias lácticas que realiza la bodega.


El final del proceso es un envejecimiento de un año en barricas nuevas de 300 litros, compaginando roble francés con americano y separando también por variedades para el coupage final que termina afinándose en botella unos meses antes de salir al mercado.

Cata


La cata arroja un color rojo de capa alta intenso y vivo, con aromas potentes e intensos donde se combina la fruta roja madura con la madera nueva de roble. Es un vino elegante, aterciopelado, con buen equilibro de paso de boca y taninos maduros muy bien integrados. Es largo en boca y se puede consumir con carnes rojas, pato confitado, carnes de cerdo a la brasa, guisos, cordero y quesos curados.

El Clos de Lôm Isidra está llamado a asentarse entre los grandes tintos de guarda de la Comunitat y a engrandecer aún más los tintos el suroeste de la provincia de Valencia.

Barón de Valls Ice, la novedad de Bodegas Vicente Gandía

Una gama de vinos espumosos diseñada para consumir con hielo, creando así una nueva experiencia para el consumidor. Permitirá redescubrir la manera de beber vinos espumosos, los consumidores quieren nuevas experiencias y estos productos son el ejemplo perfecto para sorprenderlos. Unos espumosos que superarán las expectativas en este mercado tan cambiante.

 

Esta gama está formada por dos vinos espumosos:

Barón de Valls Ice Blanco es de burbuja fina y crujiente. Se caracteriza por tener un color amarillo pálido con reflejos verdosos. En nariz muestra aromas de manzana verde y frutas blancas con matices de flores blancas y bollería. En la boca tiene una acidez balanceada que sostiene un sutil fondo de frutas blancas y flores.

Barón de Valls Ice Rosado es burbuja fina, brillante y refrescante. De color rosa pálido con aroma de fresa silvestre con matices de pétalo de rosa. En boca despliega una acidez equilibrada, un buen paso de boca con un final que recuerde a frutos rojos.

 



Barón de Valls Ice no pierde sus burbujas al entrar en contacto con el hielo, es decir que no se necesita enfriar con antelación a su consumo. Es perfecto para días calurosos y por su composición es perfecto para la coctelería, sin perder sus burbujas. Una vez servido en la copa tarda mucho más en perder el frío.

Sierra Norte elabora cava valenciano y presenta su primer cava Pasión

Pasión Cuvée Brut Nature es el nombre del primer cava presentado por Bodega Sierra Norte, que se lanza a su elaboración tras 20 años centrada en la producción de vino. Este paso era muy deseado y se ha podido dar gracias a la adquisición hace cinco años de 30 hectáreas de viñedo adscritos a la Denominación de Origen Cava, que recoge las variedades Chardonnay, Macabeo, Xarel·lo, Pinot Noir y Garnacha, y que se encuentra rodeando su nueva bodega en Calderón, aldea de Requena.

 

Pasión Cuvée Brut Nature es un cava ecológico y vegano, que en cata es aromático y muy afrutado, con notas de melocotón, cítricos y bollería fina. Es expresivo, elegante, fresco y cremoso a la vez. En su elaboración se le ha dado nueve meses de crianza en botella.

 

Este primer cava dará paso a otros dos en los próximos meses, ya que para octubre se prevé la presentación de Pasión Cuvée Reserva, con más de 15 meses de crianza, y en marzo de 2021 llegará Pasión Cuvée Rosado, elaborado con las variedades Pinot Noir y Garnacha.

Toda esta nueva familia de cavas se enmarca en la reconocida marca de vinos Pasión, una de las más exitosas de Sierra Norte, con el constantemente premiado Pasión de Bobal como principal representante.

 

“Teníamos muchas ganas de meternos de lleno en la elaboración del cava y aquí estamos con esta propuesta que en las primeras catas con clientes está gustando mucho. Que nuestros cavas sean ecológicos y veganos también resulta un valor añadido, ya que no es habitual, y el mercado, tanto nacional como internacional, lo recibe muy bien”, afirma Manuel Olmo, enólogo y gerente de Bodega Sierra Norte.

 

Con la entrada en la elaboración de cava, Sierra Norte amplía a cinco las denominaciones de origen con las que trabaja, siendo una de las bodegas valencianas que más territorios abarca, ya que además de la citada DOP Cava, también elabora vinos de las DOP Utiel-Requena, Valencia, Jumilla y Alicante, y de la IGP Vino de la Tierra de Castilla. En todas estas zonas la bodega cuenta con viñedo propio y pequeñas bodegas de elaboración, que ha ido incorporando para poder trabajar con uvas autóctonas de estas áreas.

Vicente Gandía reinventa la bobal de la mano de José Hidalgo

Bobal Blanco y Bobal Negro son las dos nuevas creaciones de Bodegas Vicente Gandía, viticultores desde 1885. Este proyecto es el primero llevado a cabo íntegramente por Pepe Hidalgo, nuevo Director Técnico de Bodegas Vicente Gandía. Hidalgo, proviene de una larga saga de enólogos y tiene una dilatada experiencia en maximizar la calidad de la Bobal, la variedad autóctona de la zona Utiel–Requena. La combinación de prácticas muy cuidadosas en el viñedo con la poda verde y prácticas de riego restringido contribuyen a que esta uva produzca vinos realmente excepcionales.

José Hidalgo ha creado 2 maravillosos vinos: Bobal Blanco y Bobal Negro. Ambos vinos bajo la denominación de origen Utiel – Requena, unos vinos premium e innovadores de producción limitada en la que se han cuidado todos los detalles. Con una presentación de lujo y un diseño exclusivo en el que se ha utilizado una botella única, esta gama de vinos conseguirá llegar a satisfacer los paladares más gourmet ya que se trata de un vino destinado a la hostelería. Al mismo tiempo logra conectar con los nuevos códigos de comunicación que demanda el consumidor actual.

Hidalgo destaca: “Bobal Blanco, es blanc de Noirs, la primera producción a nivel mundial de esta variedad de uva tinta. Un vino con un carácter único y con un equilibrio que estoy seguro que sorprenderá. Bobal Negro es un vino con una gran complejidad, genial para disfrutar ahora, aunque a su vez estas características lo harán mantenerse a gran nivel durante muchos años. Es un vino tinto que a través de las prácticas cuidadosas en el viñedo logra una gran concentración”. 



Bobal Blanco ha sido elaborado con uvas tintas de la variedad Bobal. Para ello se ha recolectado a mano y se ha prensado entero, obteniendo un rendimiento de prensado por debajo del 45%. Ese mosto se ha dejado en frío con sus lías durante 3 días para absorber el ligero color extraído y se ha fermentado tras trasegar los limpios a 14ºC. Una vez mediada la misma se ha acabado de fermentar el vino en barricas de roble americano.

Este vino es de color amarillo con fondos grises y rojizos. Aroma de fresa silvestre, flores blancas y fruta blanca madura. En la boca presenta una acidez integrada, refrescante con un final largo que recuerda a fruto del bosque.

Bobal Negro se ha elaborado con una selección de uvas de Bobal procedentes de viñedos de la zona alta de Utiel Requena. Con rendimientos inferiores a 1 Kg por cepa, se ha vendimiado a mediados de Octubre. Se ha realizado una maceración pre-fermentativa a 3ºC durante 4 días y se ha fermentado a 26ºC permaneciendo con sus pastas 10 días más. Un 50% del vino ha realizado la fermentación maloláctica en barrica y el conjunto ha descansado 12 meses en barrica de roble francés de tostado ligero.

Un vino rojo intenso, con ribete violáceo y lágrima densa. Aroma de retama, fruto rojo y caramelo inglés con ligeros matices de ahumados. En la boca es rotundo, llena la boca dejando sensaciones de roble.

Esta gama de vinos estará disponible en el canal de Hostelería, en tiendas especializadas y en la tienda online de la bodega www.vicentegandiashop.com

98 puntos para el Quod Superius 2014 de Bodegas Hispano Suizas

Los tintos de Bodega Hispano Suizas vuelven a encumbrarse en la guía de vinos Gourmets, que este año cumple su 35 edición ininterrumpida, convirtiéndose en una rara avis dentro de los prescriptores del mundo del vino porque todas sus catas son a ciegas, los catadores solo saben qué DO o zona catan y la añada.

El Quod Superius de la añada 2014 es el que más puntuación ha obtenido, 98 puntos. Todo un éxito si tenemos en cuenta que la guía tiene su techo en los 99 puntos, ya que entienden históricamente que el 100 es la perfección y que ningún vino la alcanza…

Del Quod Superius alaban su complejidad aromática de recuerdos de moras, casis, incienso, sándalo, pimienta, balsámicos, té verde, paloduz, cueros, boletus… entre otros, un vino que no dudan de calificar de “armónico” tras su paso de 30 largos meses en barrica donde pasa por dos barricas nuevas, antes de reposar un año en botella antes de salir al mercado. 
 
 


También tuvieron buenas palabras para los otros tintos de la bodega como el Bassus Pinot Noir 2017, también de la DO Utiel-Requena, que logró 95 puntos en la mesa de esos siete catadores que suelen ser una mezcla de enólogos, sumilleres, periodistas especializados y bodegueros. El tinto de pinot de Hispano lo alaban por su jugosidad y su persistencia final.

La misma puntuación la obtuvo el Bassus Finca Casilla Herrera 2015, en este caso un tinto DOP Valencia fruto de un coupage de bobal autóctona con las foráneas petit verdot, syrah, merlot y cabernet franc que ha pasado 20 meses en barricas antes del embotellado.

Cierra el póker de sobresalientes el Bobos Finca Casa la Borracha 2017 con 93 puntos , un bobal monovarietal de Requena que tiene una estancia en madera de 10 meses y que conserva la “tensión” de la bobal en todo su esplendor.

La Guía de Vinos de Gourmet selecciona unos 2.000 vinos para comentar, si bien por el camino se quedan otros tantos catados sin formar parte de la guía, lo que da una muestra muy aproximada de los vinos españoles cada año.

Tinto (+) Selecto de La Vinícola Premium

La Vínicola ha vuelto a presentar un nuevo vino de la gama Premium, se trata de Tinto (+) Selecto, un vino elaborado con una selección de los mejores vinos multivarietales de La Vinícola, procedentes de las cosechas 2016/2017, por un grupo de diez enólogos en homenaje al Tinto Selecto de la Enológica de Requena.


Esta edición especial se envasa en una botella bordelesa de calidad, una etiqueta donde explica como se ha elaborado y con la particularidad de encontrarse en relieve las firmas de los enólogos que han participado. El corcho también es de buena calidad por lo que asegura una buena conservación del vino en los próximos años.

La edición consta de 10.000 botellas cuya selección de vinos multivarietales ha permanecido 10 meses en barricas de diferentes robles.


Nota de cata:


Tinto (+) Selecto, DOP Utiel-Requena, Alcohol 14,5%. Cosechas 2016-2017. Variedades: multivarietal envejecidas, en roble americano y roble francés durante 10 meses. 


El vino presenta un bonito color rojo rubí muy marcado, de capa muy alta, lágrima densa. 

Nariz potente con aromas de la crianza como el grafito, chocolate, cuero, final que recuerda a tostados como el café y un fondo de fruta negra confitada, se nota la potencia aromática de la crianza pero está bastante afinado para disfrutar de diferentes aromas sin que prevalezca ninguno en especial, nótese el deleite frutal conforme se va oxigenando en la copa.


Boca equilibrada, fresca, potente pero de tanino redondo.

El retrogusto tiene recorrido largo, recuerdos a tostados, fruta roja y negra muy madura e incluso mentolados.

El vino tendrá una buena evolución en los próximos años, aunque yo recomendaría no esperar más de tres años para beberlo.

Puntuación: 9/10