164 Vinos Valencianos: Cata
Vinos Valencianos
Mostrando entradas con la etiqueta Cata. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Cata. Mostrar todas las entradas

Anma los vinos de Finca de Chozas Carrascal

Con dos elaboraciones muy especiales, la bodega Chozas Carrascal, lanza Anma Tinto y Anma Blanco, dos vinos denominados de Finca, adscritos a la DOP Utiel-Requena dónde la segunda generación de la familia López-Peidró tiene mucho que ver.

Garnacha y Syrah en el tinto y Garnacha blanca en el blanco son las variedades que Julián y Maria José han elegido para deleitarnos con estos fabulosos vinos. Trabajados a conciencia y con una meticulosa selección en las parcelas de dónde provienen, los vinos Anma tienen un sello personal que los identifica como muy diferentes del resto de elaboraciones de la bodega.

Anma Tinto se elabora en tinas de hormigón tronco-cónico de 10.000 litros donde realizan la maceración y posterior fermentación alcohólica, pasando a fudres de roble francés de 5.000 litros durante 10 meses.

Anma blanco, tras una maceracón pelicular, pasa a fermentarse en depósitos de acero inoxidable en los que permanece de 3 a 4 meses junto con sus lías, para posteriormente relizarán un a crianza en fudres de roble de 5.000 litros durante al menos 6 meses.

Los vinos se presentan en botellas bordelesas de cristal grueso y con unas etiquetas sobrías pero a la vez sugerentes, identificando a la variedad tinta con una etiqueta naranja y el blanco con una etiqueta color arena, ambas con una textura en dorado que parecen representar la cartografía de la finca, con la delimitación de las parcelas y con puntos simulando las diferentes plantaciones de cepas.



En la cata, Anma Tinto 2017, sólo el color rojo picota y su intensidad denotan que estamos, a priori, ante un vino muy poderoso, de capa muy alta y una lágrima bastante densa. La nariz es intensa, fruta roja compotada, como cerezas, grosellas e incluso arándanos muy maduros, es cierto que también hay un fondo especiado, con recuerdos pimienta negra, también hay notas de mina de lápiz, pero siempre predominando la fruta. 

La evolución en copa es pausada, pero nunca deja de perder peso la fruta a pesar de que aparecen también balsámicos que hacen del vino complejo y elegante. 

En boca nos sorprende, porque a pesar de sus 14'5% de alcohol, entra con redondez y finura, es amplio, se notan los mentolados, el postgusto es largo y tiene una profundidad que permanece recordando esos aromas secundarios como los especiados y tostados. Estamos ante un vino muy mediterráneo con un corte que recuerda a vinos de la Provenza francesa, pero indiscutiblemente con un terroir muy nuestro, como es el de Requena, donde se ubica la parcela.

Anma Blanco 2019 se nos muestra con un color blanco con reflejos dorados, con bastante glicerina y que a copa parada nos va contando sensaciones mas dulzonas, con recuerdos a flores blancas de jardín mediterráneo, presencia de cítricos y sobre todo ese final de fruta de hueso, apenas se notan tostados, fruto de la crianza en madera.

Nos sorprende en boca por su cremosidad y frescura, tiene estructura y perfectamente nos puede acompañar pescados e incluso carnes a la brasa poco magras, pues su paso por boca es limpio y refrescante. En el postgusto permanece bastante presente y nos da notas de terruño con un final algo salino.

La conclusión es que estamos ante dos perfectos anfitriones en la mesa que nos pueden acompañar en platos contundentes, Anma Tinto, y también ligeros, Anma Blanco, e incluso combinar aperitivos y segundos contundentes sin perder la esencia de vinos mediterráneos y a la vez elegantes. Perfecto el trabajo en bodega y muy recomendables para los amantes de vinos complejos y disfrutones.


Cubet 2017 pura Macabeo de Bodegas Vinya Alforí

 Hace unos meses, y el fase de desescalada conocimos la existencia de una elaboración de la bodega Vinya Alforí, que dirige Vicent Penadés Nadal. Con un curioso nombre conocimos Cubet, un vino blanco de cuidada elaboración cuya única variedad, la Macabeo, nos resultaba curiosa, ya que por el aspecto de la botella y cuidada presentación nos invitaba a conocerlo.

La bodega de Vicent Penadés, situada en la finca "Cal Peller", se sitúa en el término de Fontanars dels Alforins, y dispone de varias parcelas con viñas entre los 25 y 60 años, con un clima mediterráneo de interior y suelos pobres de baja profuncidad, unido al matrial del mismo, hacen que el cultivo de la uva produzca una sigularidad característica que influye de manera ideal para la producción de vinos de calidad.

 

De una zona concreta de la parcela de Macabeo con características muy especiales (la única de uva blanca de las parcelas con viña) sale Cubet. El vino se fermenta, a temperatura controlada en depósitos de hormigón, con el objetivo de potenciar aromas varietales y fermentativos. Tras la fermentación, el vino reposa en depósitos de hormigón durante unos 18 meses para seguidamente que se acabe de asentar en botella, donde permanecerá unos 12 meses más.

La denominación Cubet es un término que se acuña por la forma de los depósitos de hormigón donde se elabora el vino, de forma cuadrada, y que se hace referencia en el nombre original de la bodega de la finca Cal Peller en el siglo XIX.

Hemos realizado una cata organoléptica del mismo y encontramos que Cubet 2017 Macabeo  es un vino de color amarillo pajizo y reflejos dorados, con bastante glicerina y muy limpio y brillante. Los aromas son bastante significativos, así pues la fruta de hueso como el albaricoque y la nectarina definen los aromas primarios del vino, encontrando notas cítricas y de hinojo recién cortado conforme se va aireando en la copa. La entrada en boca es untuosa, muy amplia y fresca, el postgusto es bastante largo y predominan recuerdos de albaricoques maduros y ciruelas blancas.


Datos de la Bodega:

Clos de Lôm Isidra 2018, un tinto con raíces singulares

Las grandes historias se hacen con pasos pequeños pero firmes, y la de Clos de Lôm, la finca que está en el centro de la revolución de los vinos de la DOP Valencia desde Fontanars dels Alforíns, acaba de dar otro en la misma dirección con su nuevo vino Clos de Lôm Isidra 2018 que sale al mercado con la llegada de septiembre. 

Se trata de un tinto en el que domina la garnacha junto al tempranillo fruto de la cosecha 2018 y que ha estado doce meses en barricas nuevas de roble francés y americano. 

Seleccionaron una decena de parajes para escoger los que mejor se adaptarían al envejecimiento y el resultado es un vino con carácter, potente y con toda la frutosidad de las variedades, según destaca su creador, Pablo Ossorio, director técnico de Clos de Lôm

Homenaje a las mujeres de la familia 

Los propietarios han vuelto sus ojos a la historia de la familia para bautizar un vino con el nombre de Isidra, bisabuela de la generación actual. Una mujer singular cuyo nombre se repitió en varias generaciones, lo que nos dice mucho de su importancia en la saga y de la impronta que dejó en todos ellos. 

Este Clos de Lôm Isidra sirve también a la bodega para hacer un homenaje a todo el trabajo silencioso de las mujeres de esta familia enraizada en Clos de Lôm desde el siglo XIX. Fueron principalmente ellas las que nunca cortaron los lazos que les unían con las tierras de los Alforíns y las que, en momentos de incertidumbre, hicieron de la finca un auténtico fortín de supervivencia y, a la postre, unión familiar. 

La Isidra que da nombre al vino tuvo que dejar la ciudad Alicante durante la Guerra Civil. Joven viuda, con tres hijos y en plena guerra, decide armarse de valor y volver los ojos hacia la finca de Fontanars donde había pasado muchotiempo de su infancia y juventud. Y si la juventud es la patria de las personas, para Isidra estaba clara que allí estaba la clave de los valores que les haría salir adelante. 

Con el coraje que tenía, más el que le inculcó aquel triste pasaje de nuestra historia, pasó la guerra en aquella finca viviendo de la tierra. Las uvas, el vino, el cereal, hasta los huevos de sus gallinas sirvieron para convertir en dinero y sustento con que sacar adelante a sus tres hijos.

 Clos de Lôm hoy se ve como un caso de éxito, pero la trastienda esconde un trabajo continuo, fruto de la valentía de personas como Isidra que dieron prioridad a la tierra, al paisaje y a unos viñedos que siempre sobreviven a sus plantadores. 

 


 

Isidra 2018, un tinto con carácter   

El Clos de Lôm Isidra 2018 es una nueva vuelta de tuerca sobre las variedades autóctonas que se cultivan en la finca de Fontanars. La garnacha, típicamente mediterránea, aporta el carácter mientras que el tempranillo compensa la acidez y ayuda a la evolución en el roble y, más tarde, en la botella.


La vendimia, muy escogida aprovechando la gran variedad de suelo y orientaciones de los parajes de la finca, se hizo en las primeras horas de la mañana, cuando el rocío todavía brilla en las uvas y antes de que el sol active la oxidación de los mostos.


La uva, una vez recogida, se macera en frío durante siete días con remontados de gas comprimido y luego se fermenta en acero. La maloláctica se hace en depósitos y con la selección de cultivos de las acterias lácticas que realiza la bodega.


El final del proceso es un envejecimiento de un año en barricas nuevas de 300 litros, compaginando roble francés con americano y separando también por variedades para el coupage final que termina afinándose en botella unos meses antes de salir al mercado.

Cata


La cata arroja un color rojo de capa alta intenso y vivo, con aromas potentes e intensos donde se combina la fruta roja madura con la madera nueva de roble. Es un vino elegante, aterciopelado, con buen equilibro de paso de boca y taninos maduros muy bien integrados. Es largo en boca y se puede consumir con carnes rojas, pato confitado, carnes de cerdo a la brasa, guisos, cordero y quesos curados.

El Clos de Lôm Isidra está llamado a asentarse entre los grandes tintos de guarda de la Comunitat y a engrandecer aún más los tintos el suroeste de la provincia de Valencia.

Tinto (+) Selecto de La Vinícola Premium

La Vínicola ha vuelto a presentar un nuevo vino de la gama Premium, se trata de Tinto (+) Selecto, un vino elaborado con una selección de los mejores vinos multivarietales de La Vinícola, procedentes de las cosechas 2016/2017, por un grupo de diez enólogos en homenaje al Tinto Selecto de la Enológica de Requena.


Esta edición especial se envasa en una botella bordelesa de calidad, una etiqueta donde explica como se ha elaborado y con la particularidad de encontrarse en relieve las firmas de los enólogos que han participado. El corcho también es de buena calidad por lo que asegura una buena conservación del vino en los próximos años.

La edición consta de 10.000 botellas cuya selección de vinos multivarietales ha permanecido 10 meses en barricas de diferentes robles.


Nota de cata:


Tinto (+) Selecto, DOP Utiel-Requena, Alcohol 14,5%. Cosechas 2016-2017. Variedades: multivarietal envejecidas, en roble americano y roble francés durante 10 meses. 


El vino presenta un bonito color rojo rubí muy marcado, de capa muy alta, lágrima densa. 

Nariz potente con aromas de la crianza como el grafito, chocolate, cuero, final que recuerda a tostados como el café y un fondo de fruta negra confitada, se nota la potencia aromática de la crianza pero está bastante afinado para disfrutar de diferentes aromas sin que prevalezca ninguno en especial, nótese el deleite frutal conforme se va oxigenando en la copa.


Boca equilibrada, fresca, potente pero de tanino redondo.

El retrogusto tiene recorrido largo, recuerdos a tostados, fruta roja y negra muy madura e incluso mentolados.

El vino tendrá una buena evolución en los próximos años, aunque yo recomendaría no esperar más de tres años para beberlo.

Puntuación: 9/10

Murviedro presenta Vallejo Avenas, un Chardonnay de parcela

Murviedro presenta en sociedad su vino blanco más exclusivo, un Chardonnay cuyas uvas proceden de una única parcela que la bodega tiene en propiedad en el término de Venta del Moro, con DO Utiel Requena.

Este viñedo se asienta sobre una meseta de terreno calcáreo, un suelo pobre, de gran potencial vitícola, cuya peculiaridad es la superposición de horizontes de calizas y margas arcillosas rojas y areniscas finas formados en la era terciaria.

El clima continental, suavizado por las influencias del mar Mediterráneo, y las prácticas de viticultura sostenible con las que se miman las cepas acaban perfilando la elegante personalidad de este selecto vino blanco con crianza.

La elaboración del Vallejo Avenas Chardonnay 2018 también es especialmente cuidadosa. Las uvas se someten a un prensado muy suave, el mosto fermenta lentamente en barricas a baja temperatura y con posterioridad el vino tiene una crianza de 6 meses en barricas de 500 litros de roble francés con sus lías finas.

Como vino blanco de guarda, su reposo en botella afina el vino para ser disfrutado a lo largo de los próximos años gracias a su bajo PH y a su excelente acidez natural.

 

Nota de Cata

El Vallejo Avenas Chardonnay 2018 es de color amarillo pálido, limpio y brillante. Aroma de buena intensidad y complejidad, fresco, con predominio de notas de fruta blanca madura, piña, ligeros apuntes cítricos y recuerdos a frutos secos. Buena entrada de boca, resulta fresco, sedoso en el paso, con cierta untuosidad, buena acidez y paso estructurado y equilibrado que nos lleva a un final largo. En retrogusto vuelven las notas a fruta madura blanca y sensación de cremosidad.

La estética del Vallejo Avenas Chardonnay refleja su estilo exclusivo, sofisticado y elegante, clásico y moderno a la vez. La botella borgoñona está personalizada con el sello de Schenk y su etiqueta contiene las claves necesarias para interpretar el vino, en una edición limitada de 8.753 botellas. La imagen que la ilustra es una recreación artística de un mapa de las parcelas del lugar.

Guia de Rosados de la Comunidad Valenciana 2019 (II)


Seguimos en la segunda entrega de la Guía de vinos Rosados de la Comunidad Valenciana hablando de vinos frescos, con un plantel de diversos coloridos, aromas con explosiones a frutos rojos, notas lácteas y fondos tropicales.

Muy fáciles de beber, algunos son intensos, otros bastante cremosos y envolventes, los espumosos muy finos y absolutamente recomendables para aperitivos y recepciones e incluso sutiles y florales los dulces naturales.

Predominan las variedades Monastrell, Bobal y Garncaha, aunque los toques de Syrah, Pinot Noir y cabernet Sauvignon los hacen todavía más apetecibles al aportarles notas más elegantes, casi todas las elaboraciones son en mosto flor, pero los que luego se ha trabajado con sus lías, parecen vinos mucho más amplios en boca, sin perder frescura.

Espero que disfrutéis de este nuevo y último capítulo con el fin de animaros a buscarlos en cualquier punto de venta especializado, lineal o local de hostelería. El rosado es un vino que tiene dificultades a la hora de encontrarlo fácilmente, pero que siempre ha sido un producto que cualquier bodega lo tiene en su catálogo y por supuesto que están todos los enlaces a las bodegas por si deseáis mayor información al respecto.



Lascala Rosado 2018. Bodegas Vivanza. 50%Monastrell y 50% Syrah. 12'5%.
Color suave violeta érica. Empieza con aromas a frutos rojos y se va notando un fondo a fresas silvestres. En boca es largo y persistente, acidez notable y un final con buenos recuerdos a fruta.

Marina Espumante Rosado.
Bocopa. Monastrell. 10%.
Vino espumoso de color frambuesa con burbuja fina. Destacan los aromas a fruta roja fresca, fondo floral y notas dulzonas. Entrada dulce y fresca, divertidas burbujas muy finas recuerdos en el retronasal a frutas confitadas.

El Miracle 120 2018. Vicente Gandía. Granacha y Shiraz. 12,5%.
Color rosa claro con destellos violetas. Aromas a cerezas, frambuesas y sutiles frutas tropicales. Boca fresca, muy suave, sabroso, final lleno de recuerdos a frutas rojas frescas.

Audientia Rosé 2018. Murviedro. Cabernet Sauvignon. 11'5%
Color rosa  muy pálido. Con muchas notas frescas a cerezas y fondo lácteo es muy aromático. En boca se muestra intenso y fresco, el retronasal tiene notas a frutas rojas y recuerdos especiados.

Rosa Rose 2018
. La Casa de las Vides. Garnacha y Cabernet Sauvignon. 14%.
Color rosado frambuesa y destellos violáceos. Aromas a fruta madura, notas herbáceas y recuerdos lácteos . Entrada intensa, grasa y golosa, tiene sensación en boca de tinto pero con una buena acidez que lo hace fresco, notas maduras en el postgusto y persistentes.

Alagu 2017. MG Wines. Forcallat. 13%.
Color piel de cebolla pálido. La nariz tiene notas como si hubiese pasado por madera, también es curioso porque llevaba un tapón de corcho natural que se ha marcado un poco, (no tiene sensación desagradable, pero se nota), hay un fondo floral. En boca es muy fresco, sensación de amplitud y postgusto bastante largo con retronasal a frutos rojos.

Bassus Dulce 2018. Hispano Suizas. Pinot Noir. 12%.Color rosa claro muy  pálido. Excelentes notas en nariz a pétalos de rosa, lácteos y fresas silvestres. En boca es dulce pero su buena acidez lo hace muy fresco, retrogusto largo y persistente con esas notas florales muy agradables.
 

Ancestral Rosado. Bodegas Vegamar. Espumoso. Merlot. 11%.
Color rosáceo pálido . Unas sutiles notas a frutillos rojos y toques cítricos envuelven los aromas de este vino. En boca tiene una entrada fresca, es petillante, la burbuja es tan fina que te hace cosquillas en el paladar, tiene bastante cremosidad y un postgusto muy cítrico.

Marques del Turia Rosé.
Vicente Gandía. Bobal. 12%.
Color rosa frambuesa vivo. Aromas muy frescos, fresas silvestres y algo de chuches. Entrada amable y fresca con un final muy afrutado.

VID-A Rosado 2018. Bodegas Francisco Gomez. Monastrell y Syrah. 13%.
Color rosa salmón intenso. Notas aromáticas elegantes a frutos rojos, chuches y un fondo  de fruta tropical maduro. En boca es amplio y graso, final fresco y recuerdos a gominolas.

Enterizo Rosado 2018. Coviñas. Bobal. 12%.
Su color es un rosa intenso con tonos violeta. Este vino huele a tienda de golosinas, fresas con nata y plátano maduro. En boca es fresco, tiene buena acidez, su persistencia es larga y el recuerdo es de chicle de fresa.

Sandara Rosado 2018.
Vicente Gandía. Espumoso. Bobal. 7,5%.
Color rosa muy pálido . Fragancia de agua de rosas y cerezas maduras. En boca es equilibrado,dulzón, petillante y con la retronasal que recuerda a las gominolas de frambuesas.

Hoya de Cadenas Rosado 2018
.
Vicente Gandía. Bobal. 12,5%.
El color es un rosa con destellos azulones. Se nota la bobal, hay chuches y fresones, fondo tropical. En boca refrescante, intenso, buena persistencia con recuerdo final a fruta roja confitada.



 
Malvarrosa 2018. Bodega Vall de Xaló. Semi-Dulce. Giró. 10'5%.
Color rosa con tonos anaranjados. Nariz dulzona, notas de sandía madura y golosinas con fina que recuerdan a anisados. En  boca es dulce, voluminoso, con ligera presencia de carbónico, tiene bastante frescura y un final para recordar.

Vall de Xaló 2018. Bodega Vall de Xaló. Giró. 12 %.
Bonito tono a fresa silvestre. Nariz a frutas rojas maduras, notas anisadas muy dulzonas. En boca es fresco y suave y en el paladar da notas amargosas pero agradables, final largo y muy afrutado.

Pla de Lliber Rosado 2018. Bodega Vall de Xaló. Giró. 12%.
Rosado con destellos violáceos. Tiene una combinación de fruta roja fresca y cítricos que lo hacen muy fragante. Buen ataque, fresco y bastante goloso, final afrutado recordando a fruta roja confitada.

Fruto Noble rosado 2018.
Bodegas Francisco Gomez. Monastrell y Syrah. 13%
Vistoso color rosa con tonos anaranjados. Fruta roja madura, notas de chuches y recuerdos minerales. Boca fresca y amplia, final persistente y recuerdos a golosinas, muy bueno.

Añacal rosado 2018. Dominio de la Vega. Bobal. 11,5%.
Rosado con vivo color y destellos azulones. Nariz fresca, a golosinas, plátano y notas mentoladas. En boca es fresco, intenso en el paladar y fácil de beber, destaca un final mentolado.

Vega Infante Rosé 2018. Bodegas Utielanas. Bobal. 12,5 %.
Color rosa rojizo. Intensidad nasal a frutos rojos, los fresones y las grosellas son muy destacadas con un final herbáceo. En boca es cremoso y amplio, tiene un final muy persistente y el retrogusto es super afrutado.

Guía de rosados de la Comunidad Valenciana 2019 (I)


En esta la primera entrega de la Guía de vinos Rosados de la Comunidad Valenciana, pretende ser un referente en lo que se refiere a este tipo de vinos. En próximos blogs se irá ampliando esta selección de vinos que no dejan indiferente al consumidor.
Con diferentes tonalidades, botellas y variedades, el vino rosado es la mejor manera de combatir el calor en nuestro amado clima mediterráneo. Procedente del mosto flor de las uvas tintas, en su justa y precisa maceración para obtener el color deseado, tenemos este vino que no tiene nada que envidiar a otras bebidas que nos hacen sobre llevar una primavera y verano, con notas frescas, cítricas, florales, afrutadas y con colores muy fáciles de detectar por nuestros sentidos.
En un clima cálido, de agrestes tierras, donde los racimos de las variedades más mediterráneas nos ofrecen uvas maduras para elaborar los mejores tintos, también nos ofrece la posibilidad de hacer vinos rosados frescos. Bobal, Monastrell, Garnacha y otras variedades son especialmente indicadas para conseguir vinos rosados frescos, muy aromáticos y con una paleta de colores que van desde un carmesí a un tono asalmonado o el llamado piel de cebolla.
Hemos analizado más 35 vinos, la mayoría vinos tranquilos, aunque también tenemos espumosos, dulces e incluso un DO Cava. La característica más común en todos ellos es la frescura y las diferentes tonalidades de éstos, toda una paleta de colores que es difícil encontrar en otro tipo de vinos, además diferentes tipos de botella y todas transparentes para hacer más atractivo el vino de cara al consumidor.
Es por ello que tras la cata de cada uno de los vinos hemos hecho una selección en orden totalmente aleatorio, no hay vencedores ni vencidos, en general han gustado todos, cada uno con sus variedades y propiedades, eso si todos excelentemente elaborados, ya que cabe destacar el equilibrio entre aromas, sabor y frescura, que se alcanza en todos ellos.
Si alguna conclusión hemos sacado de esta cata es que en la Comunidad Valenciana sabemos que los mejores vinos rosados están en casa, las bodegas han sido capaces de darnos vinos frescos y llenos de matices, así que ahí vamos con nuestro análisis y espero que los disfruteis.


Huella de Merlot Rosé 2018. Bodegas Vegamar. Merlot. 12%.
Rosado estilo provenzal con tonos anaranjados. Nariz muy perfumada, recuerda a fresas de primavera con nata. Buena entrada en boca, muy agradable, notas frescas. Un estilo muy provenzal con esencia muy mediterránea, un vino encantador.

Al Vent Bobal 2018. Bodegas Coviñas. Bobal. 12%.
Reflejos violáceos acompañan a este vino color rosa frambuesa. Destacan los aromas a frutos rojos, recuerdos a golosinas. Muy agradable en boca con retrogusto muy frutoso, las cerezas maduras y las frambuesas recorren el paladar en el retrogusto.

Laudum Rosé 2018. Bocopa. Monastrell. 12,5%.
Su color rosa fresón de primavera lo hace muy apetecible. Nariz golosa, fresones, frambuesas y fondo tropical lo hacen muy aromático. Boca fácil y fresca, sabroso, final envolvente y lleno de recuerdos a golosinas.

Cesilia Rosé 2018. Casa Cesilia. 70% Merlot y 30% Syrah. 12'5%
Color rosa asalmonado. Aromas de fruta roja madura, lácteos y final muy floral. Fresco, amplio, amable, sedoso, tiene un excelente postgusto, muy cremoso. 

Rosa&Dito 2018
. Bodegas Coviñas. Bobal. 12%.
Color rosado frambuesa y muy brillante. Aromas a fresas y frambuesas, sencillo . Fácil de beber, muy fresco y vivo, el paso es muy agradable, disfrutón, sabor final a frambuesas.

Aula Bobal 2018. Bodegas Coviñas. Bobal. 12%.
Color rosa claro. Destacan los aromas a fruta roja como la cereza y la frambuesa con unas notas florales de fondo. Acidez pronunciada que se ve compensada con las notas dulces de su frutosidad, final largo y recuerdo agradable.

Alto Cuevas Rosado 2018. Covilor. Bobal. 12%.
Color rosa intenso. Nariz explosiva a frutos rojos frescos maduros. En boca es amplio y cremoso, tiene un buen equilibrio en acidez y notas dulces, agradable.

La Novia Ideal 2018. Cherubino Valsangiacomo. Bobal. 10%.
Color rosa coral pálido. Presencia de aromas a la flor de rosa, gominolas, fresones. En la boca es fresco, petillante con cierta burbujita muy divertida. Postgusto bueno, recuerda mucho a fresas. Un vino divertido, fácil de beber perfecto para refrescarse.

Bobal de San Juan Rosado 2018. Cherubino Valsangiacomo. Bobal. 13%.
Presenta una combinación de color entre rosa y violeta érica. Notas aromáticas elegantes a frutos rojos, chuches y un fondo  de plátano maduro. En boca es amplio y graso, final fresco y notas mentoladas.

Pasión de Bobal Rosado 2018. Bodegas Sierra Norte. Bobal. 12'5%.
Su color es un rosa pálido con tonos anaranjados. Aromas a frutillos rojos y fondo floral. Buena entrada en boca, fácil de beber, postgusto fresco y agradable con recuerdos florales.

Fuenteseca Rosado 2018. Bodegas Sierra Norte. Bobal (80%) y Cabernet Sauvignon. 12%.
Color Rosa-violáceo muy pálido . Hay notas a fruta roja, golosinas y pétalos de rosa, muy aromático. En boca es equilibrado, aunque predomina la frescura, retronasal muy frutal y persistencia en el paladar.

Rose Marine 2018
. Chozas Carrascal. Garnacha. 13%.
El color es un rosa coral muy pálido y brillante. Sutil y elegante nariz a fresas con nata, cerezas, bollería fresca y un fondo mineral. Amplio, goloso, fresco, muy equilibrado, agradable final muy afrutado. En boca una fresca entrada que se torna cálida conforme va alcanzando nuestro paladar, cremoso y graso, el final es largo y el retronasal es persistente recordando a esas fresa con nata de los aromas.

 


Clos de Lôm. Bodega Clos de Lôm. Monastrell. 13'5%.
Color rosa suave con tonos anaranjados. Sutil nariz a fruta roja con fondo lácteo. En  boca es muy suave y fresco, hay amplitud en su paso por el paladar, final agradable y postgusto que recuerda mucho a la fruta roja de sus aromas.

Tantum Ergo Rosé Cava. Bodegas Hispano Suizas. Pinot Noir. 12 %.
Bonito tono rosa pálido, burbuja fina y constante. Nariz a frutas rojas, notas de nueces y avellanas tostadas con un fondo a mantequilla. En boca es fresco, suave y cremoso, en el paladar da buenas sensaciones por su finísima burbuja, final muy afrutado e intenso.ver

Vergel Rosado 2018. La Bodega de Pinoso. Monastrell. 13%.
Brillante y pálido rosa viejo con matices violáceos. Encontramos una gama de aromas que van desde la fresa silvestre hasta notas exóticas como la papaya con fondo a bollería. Buen ataque, agradable, fino y con un retrogusto muy afrutado que recuerda a las fresas y las cerezas.

Mañá rosado 2018. Santa Catalina del Mañan. Syrah. Ecológico. 13%.
Vistoso color violeta érica pálido. La nariz destaca por los aromas a frambuesas y fresas silvestres con un fina a golosinas. Boca fresca y amplia, final persistente y recuerdos a golosinas, muy agradable.

Mírame 2018. Dominio de la Vega. Bobal y Pinot Noir. 11,5%.
Color rosa salmón con reflejos violáceos. Sutil nariz con recuerdos a fresas, cerezas y frambuesas, notas de albaricoques, final floral muy sutil. En boca es fresco, delicado y suave, algo salino en su entrada, pero bastante envolvente, final largo y retronasal afrutado.

Impromptu Rosé 2018. Bodegas Hispano Suizas. Pinot Noir. 13,5 %.
Bonito tono salmon rosa pálido. Tiene unos sutiles aromas a frutos rojos con un fondo a tropical y recuerdos a vainilla. En boca es cremoso y amplio, tiene un final muy agradable y suave y el retrogusto evoca notas lácteas muy agradables.
 

Tarima Hill 2015 el monastrell perfecto

Si hay una región vitivinícola por excelencia donde reina la uva Monastrell, sin duda es el triángulo formado por el sur de Valencia, el Norte de Alicante y su confluencia con los términos de Jumilla (Murcia) y Albacete. Además si nos centramos en la provincia de Alicante, términos como el de Pinoso, Monóvar, Salinas, El Mañá... encontramos un suelo muy pobre, un clima severo y seco y las condiciones idóneas donde viejas cepas de Monastrell en vaso sobreviven casi de milagro.

Algo debe de saber Rafael Cañizares, manchego de origen, que en 2004 puso la primera piedra de este proyecto llamado Bodegas Volver y que, asentado en la localidad de Pinoso, está elaborando vinos modernos de varias regiones españolas, en una bodega de corte moderno que se centra en las variedades autóctonas como en este caso, la Monastrell.

En este caso hemos catado un vino especialmente trabajado, se trata de Tarima Hill 2015, de uvas procedentes de términos aledaños a Pinoso, de cepas de entre 90 y 50 años, que además ha permanecido 14 meses en barricas francesas, según la ficha técnica del mismo.

En la cata que hemos hecho, nos hemos encontrado un vino de intenso color rojo violáceo, bastante graso como nos han mostrado las lágrimas que en la copa hemos podido observar.

Sus aromas son complejos, la mezcla de fruta roja y negra madura viene muy bien acompañada de notas de su crianza, así pues cacao, cuero curtido, pimienta negra y regaliz se muestran incluso a copa parada.



En la entrada a boca tenía mis dudas, pues el 15% de grado alcohólico parecía que iba a influir en su frescura, pero no, el vino es muy fresco, no se nota para nada el alcohol, es muy suave y envolvente, no se nota densidad ni es un vino pesado, al contrario se adapta al paladar fácilmente y con mucha rapidez. El postgusto es bastante intenso, yo he llegado a recordar cerezas, cacao y algo que me ha llamado la atención y es que hay un recuerdo a Juanolas, aquellas pildoritas en forma de rombo del tamaño de un grano de arroz que se compraban en farmacias con sabor a regaliz y que dejaban la lengua tintada de negro.

La verdad, un vino elegante, intenso, afrutado, para disfrutarlo comiendo e incluso sin comer, es capaz de sustituir hasta alguna copa de algún espirituoso por el carácter envolvente y sensación dulzona en boca.

Los Frailes Caliza 2016 la frescura de la Monastrell

Hablar de los vinos de la Bodega Los Frailes es hablar de un territorio y una familia sin duda ligados al mundo del vino y de la agricultura durante muchos siglos, la familia Velázquez, en su decimo tercera generación ha continuado la labor de elaborar vinos de terruño, como antaño se hacían.

El término de Fontanars dels Alforins, un enclave privilegiado para el cultivo de la vid, está enclavado en una meseta de unos 700 metros de altitud de media sobre el nivel del mar, con la Serra Grosa al norte, que impide que los gélidos vientos alcancen la llanura, la Serra de l'Ombría al sur y con un corredor hacia el mediterráneo que está semi tapado por la Serra del Buscarró.

El clima es Mediterráneo con un gradiente suave de continentalización y la composición del territorio recubre con sedimentos modernos una zona geológica antigua y configura un extenso territorio muy apto para las actividades agropecuarias.

El cultivo de la uva es especialmente cuidado enla zona y Los Frailes cuentan con una gran superficie de viñedos enclavados entre bosque y otros cultivos, el viñedo está certificado desde 2002 en Agricultura ecológica y en sus fincas, las abejas y las ovejas son parte de un ecosistema vital para garantizar riqueza en los suelos y polinización de las plantas. Además el cumplimiento de los ciclos biodinámicos son parte de la cultura ancestral heredada, y que se aplica en el cultivo de las variedades.

La bodega tiene en su mayoría cepas de la variedad Monastrell (60%), algunas de más de 70 años de antigüedad, los suelos predominantes son los calizos, pero por proximidad a las montañas dolomitas que rodean la finca, podemos encontrar sedimentos  transportados por el agua como el magnesio, el hierro, las arcillas y sobretodo la caliza.

Los Frailes Caliza 2016 proviene de la búsqueda de este suelo más extremo, más calcáreo lacustre, más ocre (rendizas amarillas), más pobre es donde se cultiva esta Monastrell tan singular.



Respetando al máximo esta personalidad, se elabora el vino como los frailes lo hacían en la finca siglos atrás, limitando la intervención en bodega a lo mínimo y realizando la crianza en los depósitos antiguos y ánforas de la bodega fonda que los frailes ya utilizaban. La crianza son 10 meses en depósitos antiguos de hormigón y ánfora de barro.

El vino se muestra muy vivo, el color rojo violáceo y brillante le da aspecto de juventud, su poca opacidad le confiere ligereza y buenos matices visuales en la copa.

A copa parada no muestra aromas de fermentación, no hay notas vinosas, asoman los aromas a fruta roja fresca, que tras agitar brevemente la copa se van tornando en concretas frutas como la cereza, los arándanos, hay un fondo de regaliz, sutil, nada herbáceo que termina con un fragor mentolado muy elegante.

El vino por su aspecto ya se mostraba bastante ligero, así pues su paso por boca es suave, muy fresco, en ausencia de alimento apenas se nota el tanino, se va dulcificando hasta llegar al fondo del paladar, donde la frescura se intensifica, el final es bastante largo, esas notas balsámicas, junto a recuerdos de romero y tomillo hacen que identifiques su procedencia, un sotobosque mediterráneo ente pinos y rocas en una tarde de final del verano.

Me gustan este tipo de vinos, tan ligeros y sutiles pero a la vez llenos de terruño, bien elaborados, fáciles de beber a pesar de sus 14º de alcohol. Una Monastrell bien fresca y muy fiel, muy diferente de aquellas más abocadas y corpulentas que a veces, por sobremaduración y sobre extracción, estamos acostumbrados a catar.

Ostras Pedrín reconocido como mejor vino blanco por a SeVi

La bodega Vicente Gandía, la mayor de la Comunidad Valenciana, ha sido altamente reconocida en 38 de sus vinos por La Guía “Semana Vitivinícola”, obteniendo más de 90 puntos en 17 de ellos. La Semana Vitivinícola, es una guía muy consolidada entre las publicaciones de referencia en el ámbito del vino y aceites, recoge datos de 771 bodegas, 2.751 vinos, 48 variedades y 19 aceites catados y puntuados. 



 
Vicente Gandía, ha presentado en esta ocasión un total de 38 vinos entre los que se encuentran marcas de referencia como: Bo, Ceremonia, Hoya de Cadenas, Uva Pirata, El Miracle, Finca del Mar, Raiza, Nebla, Generación 1, Puerto Alicante y Con Un Par. Estas puntuaciones reconocen el esfuerzo y la constancia por parte de la bodega de mantener una calidad constante en sus vinos.

Ostras Pedrín es la aventura personal de su enólogo Luis García Severino, que ha encontrado un tesoro en la variedad Verdosilla procedente de la zona de Alto Turia a 1.100m de altura. El prestigioso enólogo de la bodega y este gran vino blanco de la colección “Peculiar Wines” han obtenido 95 puntos, reconociendo así su trabajo y su dedicación a Bodegas Vicente Gandía

Pasión de Bobal Rosado en los Paradores Nacionales

Pasión de Bobal rosado ha sido uno de los tres únicos vinos de toda España, elegido como ‘selección del sumiller’, para la campaña de verano en los 97 Paradores Nacionales. El vino, el único rosado seleccionado, ha sido calificado por el panel de cata como “un hallazgo en el mercado”.
 
Pasión de Bobal rosado será, por tanto, vino destacado como elección del sumiller a lo largo de la etapa estival, y acompañará a la exigente oferta gastronómica de los restaurantes de los Paradores Nacionales.
Este rosado valenciano es un vino joven de la DOP Utiel-Requena, elaborado únicamente con uva Bobal procedente de viñedos de más de 40 años. Se trata de un vino que fue pionero por su color pálido, poco habitual hace unos años entre los rosados de Bobal. Pasión de Bobal rosado ofrece unos aromas intensos de fruta roja y pétalos de rosa, y en paladar tiene estructura, es sabroso y cuenta con una acidez equilibrada, factores que lo convierten en un vino ágil y vivo, muy frutal, en el que destacan los aromas de la variedad.


La expresividad de este vino viene dada por la calidad de la uva con la que se elabora, ya que los viñedos están en la zona de cultivo vitivinícola más alta de la comarca Utiel-Requena, donde se superan los 900 metros de altitud. Esto ayuda a que la maduración sea más lenta y que las temperaturas entre el día y la noche sean más extremas, lo que influye en el carácter y la calidad de la uva, aspectos que a su vez se dejan notar en el vino.
La añada actual, 2017, ha sido reconocida con la medalla de oro en el Challenge International du Vin, en Burdeos, uno de los más relevantes y exigentes a nivel internacional.
Pasión de Bobal rosado forma parte de la familia de vinos Pasión, que también cuenta con el reconocido Pasión de Bobal tinto, Pasión de Moscatel seco y Pasión de Monastrell. Todos ellos vinos monovarietales elaborados con las variedades de uva más relevantes del Mediterráneo español.

Guía de vinos de Bobal 2018

Hacer una Guía de vinos no es tarea fácil, de vinos de una sola variedad de uva tampoco y además de manera totalmente gratuíta para las bodegas, aún lo es más difícil todavía. Hace unos años inicié este proyecto, visitar bodegas, encontrar a bodegas que quisieran colaborar era la tarea más importante, para ello destiné recursos y tiempo de manera desinteresada, entonces desde mi blog personal pasé a fundar el de vinosdebobal.es no fue fácil, y durante un tiempo lo abandoné, no por falta de ilusión, sino por la escasa colaboraciónde bodegas y consejos reguladores en los que la uva Bobal está presente.

Estas líneas son una autocrítica hacia mi manera de hacer las cosas, sería fácil echar la culpa a las bodegas y los consejos reguladores, quizá he sido demasiado benévolo, escribir una Guía de manera totalmente altruista no es la mejor manera de hacerlo, además el colectivo de compañeros periodistas (yo no lo soy) lo pueden ver como una manera desleal hacia su trabajo y tampoco supongo que despierto excesivas emociones en parte del sector o de los consejos reguladores.



Volviendo a la Guía de Vinos de Bobal tengo que reconocer que hay vinos estupendos, bodegas que han confiado en mí y me han mandado muestras e información, otras que se quedaron en el intento, tiempo ha habido y desafortunadamente solo puedo publicar 23 referencias de vinos de esta variedad.

Me siento orgulloso de mi trabajo y desde aquí agradezco a las bodegas Ladrón de LunasBodegas Hispano Suizas, Bodegas Murviedro, VALSAN1831, Bodega Sierra Norte, Bodegas Covilor, Bodega Pago de Tharsys, Bodega Finca La Picaraza, Cueva Llana. Bodegas Señorío del Júcar, Ferrer-Gallego  y Bodegas Vegalfaro por su desinteresada colaboración y a los que en su día me apoyaron para este proyecto.

Esto no queda aquí y lanzo una piedra al resto de bodegas que quieran participar que la puerta está abierta, que pueden colaborar cuando quieran, ganas y pasión no falta, así que estamos aquí para promocionar el vino y seguiremos mientras nos apoyéis con vuestro aliento y vuestros mejores vinos.

Los sobresalientes de Parker con DO Valencia seducen a los profesionales de la Sumillería

Los sobresalientes de Parker con DO Valencia lograron seducir a los profesionales de la Sumillería y prensa especializada de nuestra Comunidad, que asistieron, el pasado lunes día 5 de febrero, a la cata en Bodegas Los Frailes (Fontanars dels Alforins), protagonizada por ocho bodegas, cuyos vinos han obtenido una excelente puntuación, en la última edición de la revista The Wine Advocate; Javier Revert Viticultor, Celler del Roure, Bodegas Los Pinos, Viticultores Lo Necesario, Filoxera &Cía, Rafael Cambra, Bodegas La Viña- Anecoop y Bodegas Los Frailes

Los asistentes pudieron disfrutar de una magnífica cata en la que los propios bodegueros fueron presentando uno a uno, una selección de los vinos mejor puntuados ( entre 93 y 90 puntos Parker) en la prestigiosa publicación. 
El joven enólogo Javier Revert fue el primero en salir a escena para dar a conocer su nuevo proyecto y presentar dos de sus vinos más puntuados en la lista Parker; Simeta tinto ( 93 +puntos ) y Micalet blanco (93 puntos) . Dos vinos de parcela, elaborados con uvas autóctonas

A continuación, Pablo Calatayud, propietario de Celler del Roure y uno de los viticultores más emblemáticos , explicó la importancia de conectar el pasado con el futuro, rescatando variedades autóctonas y métodos de elaboración de tiempos más antiguos como las tinajas de barro . Los tintos Safrá2016 (92+) que forma parte de la colección de vinos más antiguos, según sus propias palabras y Maduressa 2016 (93 puntos) , en el que “hay un claro regreso a la variedad Monastrell”, fueron los vinos escogidos por esta prestigiosa bodega ubicada en Moixent.

El vino Los Escribanos Cepas Viejas, con 91 puntos Parker, protagonizó la cata de Jorge Caus, enólogo de Bodegas La Viña- Anecoop, quien aseguró que este tintoforma parte de un nuevo proyecto en el que “hemos apostado por el viñedos más antiguo , utilizando las parcelas más antiguas de nuestro patrimonio y en el que la bodega tiene mucha ilusión, añadió. El joven enólogo completó su presentación con la cata del vino Icono Selección.

Por su parte, Diego Fernández, otro de los enólogos más prestigiosos de la Comunidad Valenciana y al frente de la bodega Viticultores Lo Necesario, nos habló de sus vinos Lo Necesario (90 puntos Parker) y La Cierva, último lanzamiento que dará mucho que hablar.

El gerente de Los Pinos, José Antonio Ferri, presentó la última elaboración de esta firma ecológica; La Sort. “Se trata de un vino diferente, dentro de una línea de vinos frescos en el que apostamos por hacer algo distinto y que sorprenda”, según explicó.

En su intervención, el enólogo Rafael Cambra, otro de los grandes, habló de las peculiaridades de sus dos vinos de parcela; Casa Bosca (93 puntos) y la Forcaya de Antonia (92 puntos) .Una excelente apuesta por variedades autóctonas.

Joan Llobell, enólogo de Filoxera & Cia , junto a su equipo formado por José Ramón Domenech y Pilar Esteve, nos comentó a continuación el singular proyecto que han iniciado con el objetivo de “mostrar en una copa la esencia de esta zona”, buscamos elaborar vinos frescos sin perder la carnosidad del Mediterráneo, es lo que pretendemos”, aseguró. Sentada sobre la Bestia y Mujer Caballo, ambos con 91 puntos Parker, fueron los vinos escogidos por esta bodega, que también promete.

La cata los sobresalientes de Parker llegó a su final con la presentación de los vinos de Bodegas Los Frailes; Los Frailes Rubificado ( 92 puntos) y 1771 (93 puntos). Miguel Velázquez, al frente de esta espectacular bodegas, junto a su hermana María José, nos despidió transmitiendo la pasión de los bodegueros de esta zona, por la tierra, el clima y las bondades de los vinos.

En definitiva, ocho bodegas y 16 vinos fueron durante unas horas los grandes protagonistas de “esta singular cata caracterizada tanto por la gran calidad de los vinos presentados, como por la excelente acogida del público invitado”, según palabras del presidente de la DO Valencia, Cosme Gutiérrez .

Un nuevo proyecto vitivinícola, Javi Revert Viticultor

Para los que no conocen a Javi Revert, contaros que es una persona que lleva bastantes años trabajando en uno de las bodegas valencianas más consolidadas en la DO Valencia, hablamos de su trabajo en el Celler del Roure, que desde que entró como becario y junto a su propietario Pablo Calatayud han revolucionado el concepto del vino de la comarca valenciana dels Alforins hasta conseguir que variedades autóctonas casi desaparecidas, formen parte importante de los vinos elaborados en esta bodega.


Pero volviendo a Javi Revert, os diré que se ha criado entre viñas, oriundo de la población valenciana de la Font de la Figuera, ha mamado viticultura por los cuatro costados, no es casualidad que su formación como ingeniero agrónomo fuera en pro de trabajar en el mundo del vino.

Este proyecto nace con esa proyección de viticultor que Javi ya había vivido de pequeño con sus abuelos, de esa viña en parcelas donde la vendimia era una fiesta y el trabajo en la viña para conseguir kilos y elaborar graneles era una parte importante de la economía agrícola de la zona.

Javi ha conseguido recuperar parcelas de su abuelo y bisabuelo en el término de Font de la Figuera con viñas viejas, algunas sin saber que variedades son, recurriendo a viveristas como Rafa Cambra para hacer el trabajo de reconocimiento, pero al final sabiendo que variedades son y como Javi las ha querido trabajar para conseguir vinos diferentes, pequeñas producciones y muy limitadas porque, como digo se ha tenido que trabajar muy duramente en la viña.

La verdad es que los 4 vinos de la cosecha 2016 que pude catar ayer no dejan indiferentes, primero por el mensaje que nos traslada Javi de su trabajo, es decir investigando sobre esas uvas autóctonas que ya no se utilizan, por su escasa productividad, averiguar como trabajarlas, elaborando a base de pruebas. La verdad es que probando estos vinos podemos averiguar su arduo trabajo en ellos.


Nos ha presentado cuatro vinos, todos muy diferentes, aunque los dos blancos, Clausus y Micalet provienen de las mismas variedades están elaborados de manera diferente. Las variedades son autóctonas y predominan la Tortosí y la Trepadell, en menor porcentaje Merseguera, Malvasía y Verdil, pero las elaboraciones son muy diferentes. Clausus tiene una crianza en tinajas de barro nuevas, mientras que Micalet fermenta en barrica y luego se cría en damajuanas de 54 litros junto a sus lías. El resultado es muy variopinto, así Clausus se muestra un vino más aromático en nariz y luego en boca aparece muy fresco, con notas punzantes y una significativa acidez, todo y que la zona es muy cálida y a veces adolecen de acidez estas elaboraciones y además como resultado de vendimias bastante tardías. Micalet no tiene tanto potencial aromático en nariz pero su boca es mucho más envolvente, ademá evoluciona en boca encontrando en el postgusto mucha mayor intensidad y largo recorrido trasladando una serie de recuerdos aromáticos muy mediterráneos y frescos.

Los tintos también son muy personales Sensal y Simeta, vinos con un trabajo muy elaborado, el valor de la Garnacha Tintorera se nota en el primero, un vino que busca frescura, color y sobre todo diferenciarse de algunas notas de excesiva madurez, que habitualmente se dan en la variedad por la busqueda de esa maduración fenólica que incrementa los riegos de cierta pasificación del grano, Sensal además incorpora un 30% de Monastrell que le da ese toque más mediterráneo y quizá le aporta más estructura en boca, sin perder su frescor. Su elaboración es usando los racimos con raspón y luego pasan 10 meses en barricas usadas.

Simeta procede de una parcela al sur de la Penya Foradà, también en el término de la Font de la Figuera, casí límite con Almansa, la variedad Arcos, una uva de bayas grandes y piel gruesa, de ciclo largo y local de la zona, que Javi ha trabajado para darle el mejor tratamiento posible, una elaboración que termina con crianza sobre tinajas de barro y damajuanas de cristal de 54 litros, al final nos ofrece un vino diferente, de potencial aromático inigualable, montebajo mediterráneo, fruta roja fresca y que en boca te transporta a una frescura inigualable, apesar de sus más de 14% de alcohol, sedoso en boca y muy balsámico, para mi uno de los mejores vinos que catamos anoche junto al Micalet.


Podría hablar mucho más de estos vinos, pero hay que verlos evolucionar, tanto en la copa como en próximos meses, cierto es que de Javi Revert Viticultor seguiremos volviendo a hablar, pues la cosecha 2017 ya está en bodegas y el trabajo es lento pero con mucha ilusión y sabiendo que detrás de este proyecto hay una defensa del terruño y sobre todo de recuperar y poner en valor aquellas variedades que un día fueron las que dotaron a la zona de su característica mediterránea y única.

Los vinos Premium de Ladrón de Lunas

La bodega valenciana Ladrón de Lunas contempla en su amplio catálogo de vinos tres de los mejores vinos Premium de la variedad Bobal que se elaboran en la Comunidad Valenciana.

Con el denominador común de la uva Bobal de cepas muy viejas, sobre suelos pobres arcillosos de los términos más hacia poniente de Requena, cosechas ínfimas con racimos de grano suelto, pequeño y con una calidad excepcional, se elaboran estos vinos. En la elaboración del Bobal se busca la frescura y la sutileza, destacando una fermentación natural y lenta, sin sobreextracciones, manteniendo acideces altas de manera que obtengamos un vino 100% Bobal que mantiene la fruta, un color bonito y un tanino agradable.

Eclipse 2011 es la combinación al 50% de la mejor añada de los Tempranillos plantados a final de los años 70 del siglo pasado con este Bobal viejo, criados durante 20 meses por separado en barricas de segundo y tercer año, diferentes tipos de roble, buscando una perfecta armonía, es decir suavizar el vino y afianzar el color. Así pues obtenemos un perfecto color rojo cereza de capa media, una lágrima densa y limpia, en la nariz destacamos flores como la violeta mezclados con un sinfín de frutillos rojos y un fondo mentolado. En la boca fresco y suave.
Con Exclusive 2011 100% Bobal se tiene la oportunidad de conocer la frescura y a la vez la potencia de esta uva, como su elaboración fue muy respetuosa con la materia prima, la crianza no ha sido menos, así que los 20 meses de crianza sólo han servido para dotar al vino de la estructura necesaria que lo haga ser longevo, si ha sido afinado durante 12 meses en botella, es un vino que requiere respirar antes de su consumo. Con un buen color rojo burdeos, bordes aún que reflejan notas violáceas, se presenta con aromas muy frescos, fruta negra fresca (arándanos, ciruelas, casis...) acompañados de notas a regaliz, tostados y un final algo balsámico. En boca potencia y estructura pero tanino suave y muy fresco.

Quizá el vino que más carácter imprima en boca pero a su vez el más sutil y elegante es Ladrón de Lunas Autor 2011, elaborado con el Bobal antes descrito y al 50% con Cabernet Sauvignon, también pasa por un largo proceso de crianza en barricas y botella que lo llevan a ser un especial vino para cualquier tipo de acompañamiento, tanto gastronómico como de degustación. Su color es de bonito tono rojo picota, su lágrima es limpia y suavemente desciende por la copa, en nariz combina una explosión de fresca fruta roja y negra con notas de tostados, fondo de vainilla y cuero curtido.  En boca es amplio, desborda una explosión de sabores, es muy suave con bastante estructura.

Estos vinos están disponibles en nuestra tienda de bodega y nuestros distribuidores, con una bonita y exclusiva botella que podrás fácilmente identificar.

 

Más información:

https://www.facebook.com/ladrondelunas/
enoturismo@ladrondelunas.es
648 429 654

Visita, almuerzo y cata en Ladrón de Lunas

La bodega valenciana Ladrón de Lunas anuncia nuevas actividades para 2018 en su complejo enoturístico de Masía Aldamar (Chiva), así pues tiene previsto realizar nuevas catas y aperturas incluso en domingos.

A partir del 14 de enero (domingo) y previa reserva realizará la primera de las catas previstas, la actividad es muy amena e instructiva, ya que el complejo Masía Aldamar contiene los retazos de la cultura agrícola desde finales del siglo XVIII hasta nuestros días, siendo un centro de actividades y eventos importante en la provincia de Valencia. Visitar sus espacios y dependencias es parte del recorrido por la misma, finalizando con una cata de vinos y cavas Ladrón de Lunas acompañado de un almuerzo a base de productos locales. 



Así mismo se pondrán en marcha actividades variadas como la cata de Cavas y Ostras que el año pasado con tanto éxito se realizó, ya que de los 5 tipos de cava que la bodega elabora maridan de manera diferente con las ostras que se seleccionaron para la ocasión.

Las catas son temáticas y cada fin de semana se pretende degustar diferentes vinos, desde los autóctonos DO Utiel Requena con la variedad bobal, los diferentes tipos de cava elaborados e incluso la gama de vinos DIVERTIDOS con sus enseñas Pamela Azul, DESCARADO y oBejita Verde.

También está previsto hacer un pequeño taller de 'coupages' donde se podrá aprender como se elabora un vino de mezcla, combinando diferentes vinos sacados directamente de las barricas de la sala de crianza.

Anunciar también que la bodega abrirá el día 23 de Diciembre del presente año de manera excepcional para todos aquellos que quieran surtir sus mesas y eventos con cava y vinos valencianos.

Mas información:

 https://www.facebook.com/ladrondelunas/


enoturismo@ladrondelunas.es

648 429 654

La DO Vinos Utiel-Requena presenta sus añadas en Madrid junto a la Guía Peñín

El pasado lunes 27 de noviembre,  la DO Utiel-Requena junto a 17 bodegas adscritas a la misma presentó en Madrid su nueva añada en un evento organizado conjuntamente con la Guía Peñín. El evento se celebró en uno de los salones del edificio ABC Serrano, en pleno paseo de la Castellana de Madrid.

En esta cita no faltaron los profesionales del mundo de la Sumillería, prensa especializada y profesionales de la restauración, así como comercios especializados y distribución.

La jornada dió comienzo a las 15 horas y por las mesas de las 17 bodegas desfilaron todos los presentes que disfrutaron de los vinos elaborados en la comarca, mayoritariamente de uva Bobal y tuvieron la oportunidad de degustar los denominados 'Singular Bobal'. Estos son los vinos que por características únicas son elegidos en cada una de las bodegas como el más representativo de cada casa (bodega).




Por el salón también pasó el prestigioso periodista, que da nombre a su guía, José Peñín que estuvo disfrutando de una tarde en la que los vinos de la variedad Bobal fueron los grandes protagonistas.

El evento finalizó a las 20 horas con un buen sabor de boca y ya pensando en que los consumidores madrileños pidan sin complejos 'un utiel-requena por favor' y acompañen la rica gastronomía madrileña, tan apropiada para estos frescos y frios días del invierno que está apunto de comenzar.

Nuevas temáticas en los cursos de cata de la DOP Valencia

La Denominación de Origen Valencia incorporará a finales de noviembre nuevas temáticas en sus tradicionales cursos de cata. El interés creciente por la cultura del vino y la gran demanda actual del público por descubrir nuevos y diferentes vinos, “nos ha llevado a introducir novedades muy interesantes en los cursos que venimos impartiendo en esta denominación, desde hace más de 10 años”, explica el presidente de este organismo, Cosme Gutiérrez

De esta forma la DO Valencia pone en marcha diferentes cursos monográficos centrados en aspectos muy concretos como son variedades de uva, tipos de vino, nuevas tendencias, uvas autóctonas, etc. en los que haremos un recorrido por las características de estos vinos en las diferentes partes del mundo en las que se elaboran. 



Entre los monográficos que se impartirán destacan: 

Vinos espumosos; Blancos Atlánticos, Vinos ecológicos, naturales y biodinámicos, Monastreles del mundo yVariedades Singulares, entre otros.

Nuestro objetivo es ofrecer de una forma práctica y muy amena una amplia visión de lo que se hace en otras zonas vitivinícolas,  al tiempo que damos a conocer y promocionamos todo lo que se hace aquí,  en nuestras bodegas de la DO Valencia.  En definitiva, “queremos fomentar el consumo responsable de nuestros vinos, dando a conocer su amplia diversidad y calidad”, afirma Cosme Gutiérrez.

En los últimos años y gracias a los cursos de cata, “nos hemos dado cuenta que nuestros vinos tiene una excelente aceptación entre el consumidor y  van ganado terreno año tras año ,  pero era necesario un impulso  para llegar a otro tipo de público, al que es más difícil acceder por los canales tradicionales. y creemos que con los cursos de cata lo estamos consiguiendo”, añade.
Asimismo, la DOP Valencia continuará ofreciendo sus tradicionales cursos de cata de Iniciación y de Profundización, en los que aprenden y perfeccionan sus conocimientos en materia del vino, con temas como la Metodología de Cata, Tipos de vino, Geografía vitivinícola, Servicio y conservación de los vinos, etc. 

Los cursos de cata son junto al Máster de Sumiller Especialista en Vinos Valencianos una de las principales actividades formativas que la DO Valencia viene desarrollando en los últimos años, con la finalidad de promocionar y dar a conocer la riqueza y diversidad de los vinos adscritos a esta denominación de origen.