164 Vinos Valencianos: cultura del vino
Vinos Valencianos
Mostrando entradas con la etiqueta cultura del vino. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta cultura del vino. Mostrar todas las entradas

Todo empieza con la Vendimia




"Sus antepasados los aztecas estaban convencidos de que se debía pedir permiso a los cuatro vientos para cosechar lo que nos da la tierra" Así le explica Anthoni Quinn a Keanu Reeves en Un paseo por Las Nubes, de Alfonso Arau, el por qué  de una tradición antes de, a pies descalzos, pisar las uvas tras la vendimia.

Es una película de hace unos años, pero me gusta tirar de filmoteca de vez en cuando.

Las tradiciones son importantes, pero los comienzos también. Está claro que la tierra ha de ser labrada, alimentada para que sea fértil; las cepas cuidadas, limpias, pero... Realmente todo empieza con la Vendimia. 

El corte, la selección de racimos, la temperatura, la fermentación... Todo listo para elaborar el vino, todo listo para dejar que se exprese, que se desarrolle. 

Es ahora, justo ahora, cuando las bodegas y cooperativas tienen su máxima punta de trabajo: recibir las uvas, enfriarlas, o no, para conservar las propiedades óptimas de la fruta y dejarlas fermentar en el depósito, barrica, vasija o donde quiera considerar el enólogo, máximo responsable de todos los procesos que se realizan en la bodega desde que entra la uva hasta que sale convertida en vino.

Nunca la viví como algo trabajoso, quizá porque vendimiar en familia y comer juntos en el campo siempre me pareció algo estupendo. 

Cada uno "cogíamos" una hila y, entre risas y canciones, competíamos para ver quién terminaba antes, siempre bajo la atenta mirada del abuelo Quico. 

Viajes con el remolque a la cooperativa, las cestas, las longanizas y la carne de la tía Pepita... Siempre fue una fiesta.

Debo ser una clásica, pero me gustan las tradiciones y me encantan las serenatas. Quienes me conocen saben la importancia que para mí tienen los mariachis. Aquí os dejo una secuencia de Un paseo por las nubes. Una canción que siempre me pareció preciosa pero que desde hoy tiene un significado especial para mí. 

Habremos de esperar para saborear los vinos y mientras tanto disfrutaremos de cosechas anteriores, pero hoy quiero brindar por la Vendimia y por los comienzos.



Imagen. verema.com

Ya es primavera




Después de tres meses de frío y cansados de la ropa de invierno llega la primavera. Y aunque todavía no hemos disfrutado de muchos, comienzan los días de sol.

El término "prima" proviene de primer y "vera" de verdor. La primavera, además de en la viña, también la encontramos en el arte, en el que refiere ideas de renacimiento, renovación, juventud y nuevo crecimiento.

En literatura, por ejemplo podemos encontrar cantos a la primavera en obras de Antonio Machado "La primavera besaba" o Gustavo Adolfo Bécquer: "Volverán las oscuras golondrinas en tu balcón sus nidos a colgar"

Vivaldi llamaba Primavera al primer movimiento de Las cuatro estaciones y pintores como Boticelli la plasmaban en sus obras.

Para los griegos, las diosas Démeter y Perséfone representaban los poderes de la naturaleza, la transformación. En las culturas indígenas de América la llegada del nuevo ciclo climático era motivo de celebración. Incluso en el cristianismo la resurrección de Cristo sucede en primavera. 

La primavera señala la llegada de las cosechas y con ellas el sustento, el cambio, la renovación. En primavera se vuelve a arar y remover la tierra, comienzan a salir los nuevos brotes apareciendo las primeras hojas. Comienzan entonces a formarse los granos de uva y los primeros racimos.

Hoy leía un artículo en el que rezaba que la primavera es la estación del amor, el verano de la pasión, el otoño de la melancolía y el invierno de la soledad. Debe ser nuestro afán por dotarlo a todo de sentimiento. Aquello de "sintiendo se entiende la gente", pero no es del todo cierto. Hace poco, no recuerdo el programa de televisión, en un reportaje hablaban de un curioso fenómeno: el llorar de la viña.

Parece que al subir las temperaturas el agua vuelve a circular por el sistema radicular de la vid y al llegar a la poda, por donde se han cortado los sarmientos, ésta sale de la planta en forma de lágrimas o gotas. Algo melancólico, sí. Este fenómeno suele producirse en primavera justo antes de que comiencen a salir las nuevas yemas que cicatrizan la planta comenzando a producir la nueva cosecha. Tiempo de disfrutar de los vinos de la cosecha anterior.

No es fácil encontrar canciones asociadas a una copa de vino que no hablen de desamor, pero esta, en la voz de Maria Dolores Pradera, es algo sensacional. Escúchala conmigo y brindemos por la primavera, Pa' todo el año



Imagen. blog.ladespensadevalonga.com


Celebrando la vida




Hoy ha sido un día intenso. Un día de trabajo, a pesar de ser domingo, pero también de celebración. De esos que dejan buen sabor de boca. 

Quizá recordamos los momentos en familia y los vinculamos a una mesa, a un vino, a una canción... En mi caso todo junto. Soy familiar y me encanta mi familia. Basta que haya adversidades para que nos cerremos "en plan clan" y acudamos a la llamada. De alguna manera somos capaces de darle la vuelta y sonreír. Es entonces cuando te das cuenta de que no hay nada que pueda contigo, con nosotros.

Mil conversaciones y casi todas en torno al vino. Un enólogo y un viticultor en la mesa, el resto todos amantes del vino. Quizá tenga que ver esa cultura en nuestra forma de ser. Ese círculo que forma la mesa en nuestra forma de unirnos frente a todo y esa idea de no rendirse pese a la sequía, pese a la piedra, pese a las plagas... Y la esperanza de que el sol y la lluvia necesarias harán que la cosecha sea la esperada.

No tengo instinto gregario. No necesito un grupo para sentirme parte de algo, pero me encanta saber que soy parte de una familia, de mi familia. 

Nos gusta celebrar porque esa es una de las cosas buenas que tiene la vida, nuestra manera de disfrutar.

"Un descanso en el camino, una botella de vino, un suspiro, una mirada, una alegre carcajada"... Escucho a Bacilea y parece que hablan de mí. No dejes de escucharla, toda una filosofía de vida.

¡Oye! ¡Abre tus ojos! ¡Mira hacia arriba! ¡Disfruta las cosas buenas que tiene la vida!


Imagen. www.efeagro.com